Encobijada de AO tenía 17 años y era indigente

La procuraduría capitalina dio a conocer que la mujer encontrada sin vida el pasado 13 de febrero en la colonia Bellavista, de la delegación Álvaro Obregón, ya fue identificada por una de sus amigas; ésta reveló que en realidad la víctima tenía 17 años de edad, que era adicta a los solventes desde los 10 años de edad y vivía en situación de calle.
Indicios. La menor aparentemente pernoctaba en la calle Artículo 123 con otros jóvenes en condición de calle que fueron desalojados de este punto la semana pasada (ARCHIVO, EL UNIVERSAL)
17/02/2017
01:07
David Fuentes
-A +A

[email protected]

La procuraduría capitalina dio a conocer que la mujer encontrada sin vida el pasado 13 de febrero en la colonia Bellavista, de la delegación Álvaro Obregón, ya fue identificada por una de sus amigas; ésta reveló que en realidad la víctima tenía 17 años de edad, que era adicta a los solventes desde los 10 años de edad y vivía en situación de calle.

Con la información proporcionada por la amiga, ahora la dependencia investigadora pretende localizar a los padres o a algún familiar para entregarle el cuerpo y éste no termine en la fosa común, ya que no se encontró identificación oficial de la víctima ni tampoco tiene una dirección fija para que las autoridades acudan a recabar más información de cuándo desapareció o si tenía idea de en qué albergue o anexo se internó.

La dependencia reiteró que según los resultados de la necropsia la muerte fue ocasionada por una congestión visceral; además, no presenta ningún signo de abuso sexual ni golpes en el cuerpo, pero las investigaciones continúan para encontrar con los responsables, en este sentido se indaga en albergues cercanos al lugar donde se encontró para descartar que haya perdido la vida en uno de estos lugares conocidos como “granjas” y después abandonado el cuerpo donde se encontró el cuerpo.

La menor aparentemente pernoctaba en la calle Artículo 123 con otros jóvenes en condición de calle que fueron desalojados de este punto la semana pasada, de donde también se recaba información.

Sobre los llamados anexos o albergues en los que los sin techo son internados para no estar en las calles, se han levantado varias quejas documentadas por la Comisión de Derechos Humanos local, así como por organizaciones civiles que trabajan con ellos. Afirman que en estos lugares sufren vejaciones y explotaciones; sin embargo, a pesar que han levantado la voz no son tomados en cuenta.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS