Albañiles muertos, con una semana en la obra

Sus compañeros dicen que recién se habían incorporado y no los conocían; autoridades delegacionales y de la CDMX colocaron sellos de suspensión
Cinco personas resguardan la obra suspendida, salen y entran volteando a ver para todos lados, esperando que alguien les dé indicaciones (LUIS CORTÉS. EL UNIVERSAL)
17/02/2017
01:05
Eduardo Hernández
-A +A

[email protected]

Sólo una semana tenían trabajando los dos albañiles que el pasado miércoles perdieron la vida al quedar sepultados bajo el muro que se desplomó, en un predio localizado en avenida Miguel Ángel de Quevedo, a la altura de Pacífico, en la colonia Rosedal, delegación Coyoacán.

En el lugar de los hechos, personal de la delegación Coyoacán y de la Secretaría de Protección Civil de la Ciudad de México colocaron sellos de suspensión a la obra que tenía una licencia especial de demolición; sin embargo, empleados permanecen adentro cuidando las herramientas y el material que se quedó.

Cinco personas permanecen en el sitio, salen y entran volteando a ver para todos lados, esperando que alguien llegue a darles alguna instrucción para poder retirarse.

El predio está bardeado con tablas de madera, no se alcanza a ver hacia adentro, sólo se distingue parte de una barda que continúa de pie.

Hay lonas con información sobre la “manifestación de licencia de construcción especial para demolición”. Ahí se aclara que el tipo de obra es de demolición y que la propietaria es Ana Elisa Esquivel Ortiz.

Los trabajadores hablan poco de lo sucedido, nadie les ha dicho nada de sus compañeros afectados y mucho menos qué sucederá con sus empleos, sólo tienen la instrucción de esperar en el lugar.

“Aquí seguimos cuidando las cosas, las herramientas y el material que hay, no estamos haciendo trabajos ni nada”, comentan.

De las personas fallecidas nada saben, sólo recuerdan que hace una semana se incorporaron a la obra y que decían ser padre e hijo, pero no sabían su procedencia ni como llegaron.

“No sabemos más de ellos, se los llevaron al Ministerio Público, donde todos fueron a declarar, pero ya no supimos dónde los iban a sepultar”, comentaron los empleados.

El miércoles, después de que personal de rescate sacara de los escombros los cuerpos de los dos hombres, los familiares fueron notificados, por lo que de inmediato se trasladaron al lugar del accidente, pero al llegar fueron enviados a la agencia del Ministerio Público, donde estaban los cuerpos para que los identificaran.

“Vimos que llegaron los familiares, pero rápidamente les dijeron que se fueran a MP, que ya estaban allá los cuerpos; ya no supimos más de la familia”, afirman los trabajadores.

EL UNIVERSAL se comunicó con los familiares de los occisos, refirieron que la mañana de ayer los cuerpos fueron entregados a la familia, quienes estaban preparando los últimos detalles para sepultarlos; sin embargo, no quisieron dar más detalles referentes a sus familiares.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS