Ambulantes ignoran orden de retirarse de la Zona Rosa

Piden que los vendedores de alimentos no sean desalojados del lugar; calles en pie de obra son las únicas sin presencia de comerciantes informales
Comer en un restaurante de la Zona Rosa es muy caro, afirman trabajadores del lugar, por lo que muchos prefieren comer en los puestos callejeros. Si los quitan les va a pegar en sus bolsillos, aseguran (FOTOS: GERMÁN GARCÍA. EL UNIVERSAL)
28/01/2017
01:06
Eduardo Hernández
-A +A

[email protected]

Café, pan, tacos de guisado, jugos, entre otro tipo de productos se venden de manera informal en las calles de la Zona Rosa en la Ciudad de México, pese a que ayer iban a ser retirados tras el comienzo de los trabajos de remodelación y recuperación de la imagen urbana de la zona comercial.

En un recorrido realizado por EL UNIVERSAL se observó que la dirección Jurídica y de Gobierno de la delegación Cuauhtémoc cumplió parcialmente su advertencia, pues aunque aseguró que alrededor de 200 comerciantes de puestos fijos, semifijos y los llamados toreros iban a ser retirados, sólo en unos puntos no había presencia de los comerciantes, en otros los vendedores ambulantes aún continúan ofreciendo sus productos a los paseantes.

La venta de comida es lo que la mayoría de los informales ofrecen en las calles de la Zona Rosa, como en la esquina de Hamburgo y Florencia, donde decenas de comerciantes venden desayunos a las personas que trabajan en esta área.

“Aquí hay puros comercios donde venden comida muy cara y los que trabajamos por acá no nos alcanza para ir a esos lugares a comer, así que la mayoría de los que laboramos en esta parte buscamos los comercios callejeros para poder comer, no sería bueno que los quitaran, porque los afectan a ellos y a nosotros, que todos los días estamos por acá”, comentó Ana Karen, empleada de una tienda de ropa de la colonia Juárez.

Así como ella, cientos de personas buscan a los comercios de comida que se colocan en la calle, aseguran que si son retirados generarán un problema a sus bolsillos, pues los costos de sus alimentos podrían incrementar hasta en 70 pesos.

“Yo gasto como 60 pesos en comida aquí en los puestos y en un restaurante están como en 150 mínimo, por lo que sí es un aumento grande y de por sí no ganamos mucho, vamos a estar trabajando para poder comer por la zona”, denunció Pablo, empleado de una tienda departamental.

La directora Jurídica y de Gobierno de la delegación Cuauhtémoc, Zuleyma Huidobro, dijo que se prohibirá la venta en la zona con motivo de las obras de remodelación y que, pese a manifestaciones y cierres de vialidades por parte de comerciantes agrupados a la familia Sánchez Barrios, no habrá ninguna excepción.

Refirió que la delegación se percató de que hubo un aumento de la informalidad de casi 70 comerciantes en la Zona Rosa a partir de los trabajos de rehabilitación que arrancaron hace una semana.

Dijo que una vez concluidas las maniobras, los informales tendrán que acudir al Centro de Servicios y Atención Ciudadana (Cesac) para hacer la petición de su regulación.

Los trabajos de remodelación se llevarán a cabo durante ocho meses, aproximadamente, de acuerdo con la delegación, se realizan trabajos de repavimentación con concreto hidráulico, guarniciones y banquetas en las calles de Praga, Hamburgo, Varsovia y Havre por medio de la empresa Construcción e Instalación de Infraestructura Urbana S.A. de C.V.

El jueves pasado, el delegado de Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, realizó un recorrido de supervisión por las obras de rehabilitación de la calle Londres, donde dio a conocer que se han intervenido 60 metros de dicha arteria y se continúa con la rehabilitación de la infraestructura hídrica.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS