Grieta podría abrirse en otros puntos, alerta Sacmex

Falla geológica que originó oquedad cruza Xochimilco, Milpa Alta e Iztapalapa; trabajos garantizarán sellado en el sitio del incidente, señala Ramón Aguirre
Autoridades buscan seguir la falla geológica que propició la abertura de una oquedad en forma de tubo en el embarcadero Zacapa, aunque, dicen, “no es una falla muy activa” (GERMÁN GARCÍA. EL UNIVERSAL)
27/01/2017
01:06
Fanny Ruiz-Palacios
-A +A

[email protected]

Es importante hacer un análisis completo de la falla geológica que se detectó en el embarcadero Zacapa, en Xochimilco, y generar acciones preventivas, toda vez que no se descartan posibles afectaciones en otras zonas, dijo Ramón Aguirre, director general del Sistema de Aguas de la Ciudad de México.

En entrevista con EL UNIVERSAL, aseguró que tras los trabajos para tapar la grieta ya no se presentará nuevamente en el mismo sitio, pero existe la probabilidad de que ocurra en otro punto a lo largo de la falla que atraviesa Xochimilco, Milpa Alta e Iztapalapa.

“Se tiene como antecedente que hace 12 años hubo un problemita parecido; nadie dice que sea mañana o pasado, pero ahí está la falla”, apuntó.

Aguirre mencionó que Xochimilco es un lugar donde hay varias fallas detectadas. Iztapalapa es otra demarcación donde también se localizaron zonas de hundimientos.

A más tardar el próximo lunes arrancarán los trabajos para tapar la grieta. El fenómeno de tubificación consiste en la formación de un pequeño agujero por donde escurre agua y al arrastrar materia se hace más grande.

“Tenemos un suelo basáltico, que es duro, allí está la falla, y arriba tiene una capa de azolve, tierra suave, entonces se mueve tantito esto y se genera un movimiento en el suelo de arriba, se empieza a generar una filtración que va jalando material y se hace más grande, se va generando un tubo, es el fenómeno de tubificación”, abundó Aguirre.

Indicó que la solución es tapar el agujero que, hasta ayer, medía casi 2 metros de diámetro. “Para tapar el tubo se va a meter material granular, roca, grava grande, y después se le va a echar mortero. Después vamos a generar una plataforma de suelo compacto de unos 15 centímetros de espesor, vamos a poner una membrana plástica, una geomembrana y encima otra capa de material granular compacto, y arriba se le va a poner una locita de concreto para asegurar que no se vuelva a generar un flujo hacia esa tubificación”.

Normalidad. Aguirre aseveró que con estos trabajos se llevarán a cabo en una zona de 20 por 20 metros. “Va a quedar muy cubierto el tema”, señaló.

A partir del lunes, en tres semanas se prevé que la situación en el lago de Xochimilco regrese a la normalidad. Con esta acción “queda resuelto el agujero, lo que sigue es que Protección Civil va a hacer un estudio de la falla para hacer previsiones ante un problema futuro, pero no es una falla muy activa.

“Es un tema que se da de manera casuistica y que nosotros, esperaríamos, es poco probable que se vuelva a presentar un problema similar, pero siempre se está sujeto a que se pueda tener porque es una falla que se tiene detectada de varios kilómetros”, reiteró.

Al tapar la grieta regresará a la normalidad la zona de Xochimilco, “con lo que se va a hacer tenemos la seguridad de que no se va a volver a presentar ahí, pero ahora lo que sigue es estudiar la falla y ver si se puede hacer alguna previsión a futuro”.

En su opinión, es necesario estudiar la falla como un tema de protección civil por las posibles consecuencias que puedan haber con el tiempo.

“Bajo el entendido de que no es una falla nueva, ni estamos hablando de un problema que se haya detectado ahorita con motivo de esto, sino que es un falla que ya se había detectado y que manifiesta un fenómeno de tubificación, que hubo un movimiento que alteró la estabilidad del suelo”, dijo.

De acuerdo con el titular del Sistema de Aguas, la grieta que se formó en el embarcadero de Zacapa no se podía evitar porque no era previsible.

“Viéndolo fríamente el problema es menor, el tema es que hay que analizar con mayor detenimiento por donde pasa la falla, si pone en riesgo vidas humanas. No es lo mismo esta falla en la zona canalera a que esa falla pueda pasar por alguna zona donde ponga en riesgo algún edificio o algo”, agregó.

El estudio determinará la trayectoria de la falla y analizará dónde se puede generar un problema para tomar las medidas preventivas necesarias.

“A lo mejor se podría concluir que la falla no tiene riesgo para la población [...] pero no podíamos reparar la oquedad sin hacer la alerta, no porque se prevea un riesgo sino porque es un aspecto de prevención”, precisó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS