Deterioro y basura, en biblioteca de M. Contreras

Jóvenes estudian entre mesas apiladas, equipo inservible y mobiliario grafiteado; en el lugar hay 15 computadoras, sin embargo, no todas funcionan
La biblioteca Juventino Rosas abre de lunes a viernes de 08:30 a 20:30 horas, mientras que sábados y domingos de 09:00 a 20:00 horas; en promedio reciben de 25 a 30 usuarios por día, afirman encargados. (ARIEL OJEDA. EL UNIVERSAL)
18/01/2017
01:06
Fanny Ruiz-Palacios
-A +A

[email protected]

Mesas deterioradas —incluso con graffitis—, sillas viejas —algunas cuantas sin respaldo o que se tambalean— así como paredes dañadas se observan en la biblioteca pública Juventino Rosas, situada en el interior del Foro Cultural Magdalena Contreras.

El inmueble alberga un acervo de enciclopedias y libros sobre temas de historia, matemáticas, sicología, derecho, filosofía, geografía, literatura, entre otros. Hay libros en buen estado, pero otros están desgastados.

Ante la vista de los visitantes, tanto el techo y el piso requieren mantenimiento. La mayoría de las paredes conservan la pintura intacta, pero hay rincones a donde no llegó la brocha. En medio y debajo de estantes se observan pedazos grises o descarapelados.

Macetas adornan la sala de consulta general, donde se exhibe una máquina de escribir descompuesta. En ésta y las otras dos salas hay mesas amplias de madera deteriorada y sillas rotas. Cerca del acceso, incluso, se observan mesas colocadas unas arriba de otras que dan mala imagen, personal aseguró que no siempre están allí.

En el sótano hay un espacio equipado con computadoras. Allí las mesas, además de desgaste, tienen rayones hechos con plumas y plumones. Al no ser un área vigilada, los usuarios vandalizan el mobiliario: “Si los llegamos a ver les llamamos la atención, pero no los estamos cuidando”, comentó la bibliotecaria Blanca González. En el aula digital hay 15 computadoras, pero no todas funcionan. Hace tiempo “había otra sala de cómputo pero no funcionaban las máquinas y quedó inhabilitada. Ahí se daban cursos de computación”, recordó la empleada.

El inmueble abre de lunes a viernes de 08:30 a 20:30 horas, mientras que sábados y domingos de 09:00 a 20:00 horas, de acuerdo con Blanca, quien estima que en promedio reciben de 25 a 30 usuarios por día.

“En fechas históricas, como el 15 de septiembre, tenemos más usuarios. Contamos además con asesorías de tareas; vienen de kinder, primaria, secundaria y universidad”, comentó.

La biblioteca tiene un catálogo público para buscar libros por título, autor o materia. Se trata de viejas fichas bibliográficas guardadas en contenedores, de los cuales es difícil sacarlas. Se compone de tres salas: temas generales, textos infantiles y un aula digital.

También existe una colección especial para invidentes, la mayoría son temas de literatura.

Hay una sección de revistas y una oficina en donde guardan libros únicos que fueron donados. No hay un registro de esos títulos, pero “si nos acordamos que los tenemos aquí, los prestamos”, señaló la bibliotecaria.

Dicho espacio parece que funciona como bodega pues allí se guardan productos de limpieza como cubetas, jergas y escobas, un botiquín de primeros auxilios, un globo terráqueo y hasta un trofeo, donde sólo la memoria de quienes han estado ahí guarda registro de la existencia de este acervo.

La bibliotecaria con 26 años de antigüedad señaló que “anteriormente, hace unos 10 años recibían más visitas. Yo entraba de 08:30 a 14:30 y había hasta 300 usuarios que no tenían donde sentarse. En ese entonces las instalaciones estaban en buen estado, pero desde hace 10 años cambió mucho”.

Aunque por dentro el inmueble está limpio, en la entrada se observa basura, desde pedazos de papel hasta cajas de cartón que contenían jabones. Estos desperdicios se suman a los que se acumulan todos los días en el estacionamiento del Foro Cultural.

 

Van por rehabilitación. Autoridades de la delegación Magdalena Contreras buscan rehabilitar las cuatro bibliotecas públicas que existen en el territorio; sin embargo, no hay claridad en la inversión destinada a estos trabajos.

Jorge Muciño Arias, director de Desarrollo Social de la demarcación, explicó que se invirtieron 25 millones de pesos para crear una centro de salud y una casa para el adulto mayor en las colonias San Nicolás Totolapan y Guayatla, respectivamente y, debido a que en ambos predios había una biblioteca, éstas fueron contempladas en los trabajos de renovación.

“Hoy en día, por algunas obras de carácter social, tuvimos la oportunidad de rehacer dos de las bibliotecas que funcionan en la delegación para sustituir progresivamente los materiales impresos por herramientas audiovisuales ancladas a la red de internet que nos ofrece la posibilidad de conectarnos con acervos o bibliotecas de todas partes del mundo”, indicó.

El objetivo es que este año se intervengan las bibliotecas Solidaridad y Juventino Rosas, la cual que desde hace al menos 10 años no recibe un mantenimiento completo.

“Presupuestado para este año está también la construcción de una nueva biblioteca en la delegación, cerca a donde estaría el plantel de la UACM; se hizo una gestión con la Cámara de Diputados para obtener recursos que nos permitan equipar estas bibliotecas y la delegación la complementaría; así, ese recurso con lo propio servirá para incluir equipo de cómputo y espacios más amigables”, agregó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS