Vecinos piden frenar construcción de centro comercial Patio Tlalpan

Habitantes de la colonia Santa Úrsula Xitla interpusieron un de juicio de amparo para echar atrás la construcción
Foto: tomada de Grupo México Retail Properties
16/01/2017
19:51
Fanny Ruiz-Palacios
Tlalpan
-A +A

Habitantes de la colonia Santa Úrsula Xitla, en la delegación Tlalpan, interpusieron un de juicio de amparo ante el juzgado décimo sexto de distrito en materia administrativa de la Ciudad de México para echar atrás la construcción del centro comercial Patio Fuentes Tlalpan, "un proyecto de la empresa Grupo México Retail Properties, dirigida por un cuñado del expresidente Carlos Salinas de Gortari" explicaron los colonos.

En conferencia de prensa, explicaron que recurrieron al procedimiento jurídico porque "los derechos humanos no se negocian, no podemos ponerle precio a la calidad de vida, al derecho al agua, a la defensa del patrimonio" aseguraron.

Rolando Cañas y Octavio Martínez, líderes vecinales, señalaron que esta es la primera vez que un grupo de personas demanda a diez autoridades ante un juez federal por la protección de los derechos humanos. "El juez encontró elementos suficientes para aceptar la demanda de amparo, lo cual nos da confianza de que la resolución judicial será favorable incluso para demoler la obra que ya va en un 90% de avance", resaltaron.

Recordaron que el predio conocido como la Antigua Clínica Psiquiátrica San Rafael fue vendido en 2012 y en 2015 se inició la construcción de un inmueble con una superficie de poco más de 101 mil 378 metros cuadrados y mil 580 cajones de estacionamiento en un sótano.
La autorización, resaltaron, la dio el ex titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), Simón Neumann, "quien toleró un edificio de siete niveles y a partir de allí se vino una serie de irregularidades y autorizaciones ilegales por parte de autoridades del gobierno capitalino y de Tlalpan".

Según los inconformes, el centro comercial que se construye en Insurgentes Sur —entre Arenal, Cuautla y Santa Úrsula— afectará la movilidad de más de 20 colonias. "La Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) reconoció en 2013 que la obra traería serias complicaciones viales", añadieron.

Los vecinos también obtuvieron un documento de la Dirección de Arquitectura y Conservación del Patrimonio Artístico Inmueble del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), en abril de 2016, donde responde que no cuenta con solicitud alguna para la demolición del inmueble.

"A pesar de todo esto, en julio de 2015, el delegado interino en Tlalpan, Héctor Hugo Hernández otorgó una autorización de construcción Tipo C y SEDUVI autorizó la segunda demolición parcial del predio, lo que sólo dejó la fachada del inmueble y dio paso a la destrucción de toda la capilla", indicaron.

Por todo lo anterior, exigieron al gobierno central que suspenda y cancele la obra, “que deje de defender privilegios económicos de unos cuántos y proteja el patrimonio cultural, histórico y artístico de nuestros pueblos”. 

A través de un comunicado, autoridades de Tlalpan negaron cualquier tipo de relación de complicidad con la empresa encargada de la construcción del inmueble y enfatizaron que las autorizaciones para el desarrollo del Patio Tlalpan fueron entregadas por distintas dependencias del Gobierno capitalino y anteriores administraciones delegacionales.

Aceptaron que la construcción del complejo comercial tendrá un impacto negativo en materia de abastecimiento de agua potable, drenaje y movilidad, entre otros aspectos que no fueron tomados en cuenta por las autoridades que aprobaron el desarrollo comercial.

Por ello "desde el inicio de su gestión, la jefa delegacional Claudia Sheinbaum instaló mesas de trabajo entre la constructora y vecinos de Santa Úrsula Xitla y colonias aledañas, con el fin de reducir las afectaciones  derivadas de las obras de construcción".

En las reuniones se acordó que la empresa desarrolladora implementaría diversas medidas de mitigación, más amplias a las que por ley está obligada a realizar, indicaron.

Como parte del convenio se contempló la rehabilitación de un pozo de agua potable  y obras de mantenimiento a la red hidráulica de la zona; se acordó la instalación de sanitarios de bajo consumo, así como dos plantas de tratamiento de agua residual para su aprovechamiento en áreas verdes.

La empresa se comprometió a efectuar obras de mantenimiento en la red de drenaje de la zona y construir un pozo de absorción para la infiltración de agua de lluvia. En cuanto a vialidad, se acordó realizar la ampliación de carriles para descongestionar los accesos al centro comercial, la creación de espacios de estacionamiento para los vecinos y modificaciones a las calles para agilizar el tránsito vehicular.

Además, como parte de este acuerdo, la empresa aceptó construir un centro comunitario que contará con una cancha de usos múltiples, baños y juegos infantiles. También se construirá un andador lineal y se reubicará un sitio de taxis al interior del centro comercial.

alg

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS