Cohetones, baile y batalla este 5 de mayo

Una riña se registró en el cerro del Peñón de los Baños, en la delegación Venustiano Carranza; se reportaron cientos de muertos y heridos, los informes señalan que se trató de una batalla entre zacapoaxtlas y el Ejército Mexicano contra un batallón francés; esto como parte la 155 representación de la Batalla de Puebla que cada año realizan en la colonia Peñón de los Baños.
06/05/2017
01:05
Eduardo Hernández
-A +A

[email protected]

Una riña se registró en el cerro del Peñón de los Baños, en la delegación Venustiano Carranza; se reportaron cientos de muertos y heridos, los informes señalan que se trató de una batalla entre zacapoaxtlas y el Ejército Mexicano contra un batallón francés; esto como parte la 155 representación de la Batalla de Puebla que cada año realizan en la colonia Peñón de los Baños.

Miles de personas se dieron cita en la colonia y vestidos de diferentes bandos, realizaron un desfile y pasaron por las colonias Peñón de los Baños, Aquiles Serdán, Pensador Mexicano, y por los barrios de la Ascención, del Carmen y de los Reyes, en la delegación Venustiano Carranza.

Como parte de la tradición, Carlos Pérez y su familia acuden desde hace 30 años a la representación vestidos con trajes típicos y se suman al desfile.

“Algunos nos vestimos de mujer como parte de la celebración, a esas mujeres que estuvieron apoyando y llevando la comida a los que peleaban contra los franceses”, dijo Carlos.

 

Los habitantes caminaron por las calles aledañas al Metro Oceanía y detonando algunas armas sólo con pólvora, realizaron su recorrido que concluyó en el cerro del Peñón de los Baños, dónde se hizo una representación a la batalla de 1862.

Dejando a un lado la problemática que hay sobre la escasez de agua, las familias salieron a las calles para bailar y festejar, la mayoría a tomar fotos y videos del recorrido. La música de la tambora comenzó desde temprano en la avenida Quetzalcóatl. Los colonos disfrazados con coloridos trajes representaron a los zacapoaxtlas, al Ejército Mexicano y al batallón francés, y otros como mujeres con trajes típicos y comida en canastas.

Durante todo el camino los habitantes de los barrios, sus bandas y agrupaciones echaron cohetones procurando no hacerlo en gasolinerías y en las inmediaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Hombres vestidos con falda, blusa y trenzas en la cabeza eran los encargados de disparar las escopetas que contenían pólvora y papel.

Con las manos sucias, hombres y algunos niños, tomaron la escopeta y disparaban, quedando tiznados de manos y brazos, además de adoloridos por el golpe del arma.

“Sí está muy fuerte el sonido, aunque hemos venido durante muchos años, aún no me acostumbro a esto, pero a mis hijos les encanta andar aquí y por eso venimos”, comentó la señora Carolina Hernández.

 

Caminaron por las diferentes colonias echando cohetones a su paso, pero los pistoleros preferían disparar en los bajopuentes de Río Consulado y avenida Oceanía, pues hacían retumbar el piso y el sonido era más fuerte y la gente que permanecía arriba tomaba imágenes de la comitiva.

Evento masivo. De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública local más de 10 mil personas participaron en este desfile y llegaron al Parque de la Quemada, sobre la avenida Hidalgo; ahí Janos Rodríguez Nolasco agradeció a los vecinos y los exhortó a seguir con esta tradición de 155 años.

Terminando el evento se hizo la primera representación de la batalla en el barrio del Carmen y durante una hora se realizaron tiros, truenos y empujones, sin incidentes reales.

Tras la primera batalla descansaron dos horas para luego continuar con los tratados de Loreto y Guadalupe, en la calle de Hidalgo y Chimalhualcán.

Después los contingentes subieron al cerro para realizar la última representación de la batalla; las tropas francesas subieron por el lado del aeropuerto mientras las tropas zacapoaxtlas por el Río Consulado.

Terminado el duelo, los que representaron el papel de los mexicanos, quienes ganaron este enfrentamiento, concluyeron con la frase “mi general, ¡cumplimos!”.

Durante este evento cerca de 900 policías de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México vigilaron la zona donde pasó el desfile; el operativo inició el jueves pasado para vigilar las ceremonias de izamiento de bandera y este viernes comenzó a las 07:00 en calles principales.

Los uniformados también trabajaron en mantener la movilidad peatonal y vehicular y evitar el robo de vehículos, autopartes y los llamados “cristalazos”. De igual forma operaron grúas para retirar los autos que se estacionen en lugares prohibidos. Se reportó saldo blanco en el evento.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS