Se encuentra usted aquí

Sabores de Colima

¿Qué tanto sabes de las cervezas y la cocina de ese pequeño gigante: Colima?
MARIANA CASTILLO
28/02/2017
17:41
Mariana Castillo
-A +A

En Colima se hacen tacos de nata. Tortilla de maíz, nata y sal. Casi no se conoce porque es un antojo casero. Pedro Sañudo y Adolfo Schwalge lo sirvieron en un afortunado festival de cocina colimota en Alipús Condesa. Las cervezas Colimita, Páramo y Ticus; la navideña Cabañuela (que incluyó especias y hierbas de La Habanera, un negocio con 50 años en el centro de Colima); la nueva Cayaco (ideal para quienes empiezan a beber cerveza); y Evermann, Roca Partida y Pardela, joyas de edición limitada (ya agotadas), son fruto de una iniciativa llamada Sesiones del Pacífico y fueron las cervezas que acompañaron los sabores del estado de Colima, inspirados en manjares locales de palapas, "enramadas" y cenadurías.
Cervezas inspiradas en el Pacífico
Sesiones del Pacífico reunió durante una semana a los proyectos cerveceros Rise & Win de Tokyo y Ballast Point de San Diefom así como a Insurgente de Tijuana y Baja Brewing de San José del Cabo y se crearon tres cervezas colaborativas por amor al mar que los une, contó Alejandro Cortés, maestro cervecero de Cervecería de Colima. Las etiquetas Evermann, Roca Partida y Pardela hicieron homenaje a las Islas Revillagigedo, archipiélago declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO.
El trabajo entre un japonés que llevó ingredientes impresionantes; un norteamericano con 20 años de experiencia; algunos bajacalifornianos influidos por el movimiento estadounidense pero que tropicalizan de manera excelsa; y estos colimotas con amor por su terruño y que elaboran de las mejores chelas artesanales en el mercado, dio buen resultado.
La cerveza Evermann debe su nombre a un volcán en la Isla Socorro y se elabora con el estilo Hoppy Lager, es ligera y estaba adicionada con lúpulos de Nueva Zelanda para una sapidez cítrica y notas a durazno y guayaba. Por su parte, Pardela es un ave en peligro de extinción y nombró a la cerveza estilo White India Pale Ale, que se mezcló con lúpulos americanos cítricos, cáscaras de naranja e ingredientes japoneses, como pimientas, sudachi y yuzu. La etiqueta Roca Partida es la isla más pequeña en este sistema natural y bautizó a la Brown Porter con sal de mar, cacao de Tabasco y ostiones de Paraíso, Colima, para lograr una infusión con las conchas.

Sabor colimota en CDMX
Adolfo es un cocinero talentoso. Encontró lo inesperado y logró crear un agasajo, tanto en carta temporal como en cena maridaje. Su ceviche de pulpo y pescado tenía vinagreta de pimiento amarillo, kumquat y trigo. Además, el entamalado, conformado por tacos de res que se llevan envueltos para comer en los hogares, fue una de las estrellas de la cena maridaje en Alipús.
Otro muy celebrado fue el sope gordo, homenaje al de la Cenaduría La Playita, donde lo sirven con costilla pero en Alipús llevó carnitas, vegetales encurtidos y reducción del cerdo; el sope era de maíz pintado con betabel. Luego, el pozole seco se sirve como si fuera engrudo, sin que esto le quite sabrosura y otro platillo típico de allá es el pescado a la talla, que se cocinó con chile mixe y cremoso de hongos.En Villa de Álvarez existen unas paletas heladas de vainilla con ate de membrillo al centro. Adolfo creó el Dulce Villero de ate y Vainilla con coco tostado y cerveza, su golosa visión del clásico.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS