Se encuentra usted aquí

Culinaria francesa con toque mexicano

Desde París llegó para quedarse Lipp La Brasserie en la CDMX, que ahora se renueva y presenta por lo más alto su nuevo menú
cortesía
19/09/2016
00:00
María del Carmen Hernández
-A +A

Pocos restaurantes ostentan una larga historia y tradición como la que goza Lipp La Brasserie, fundada en París en la zona de Saint Germain hace ya más de 131 años, mismos que respaldan su calidad y fama culinaria actual. Después de haberse posicionado como uno de los referentes culinarios en la capital francesa, Lipp La Brasserie abrió las puertas de su única sucursal —en el mundo—en México ubicado en las instalaciones del hotel JW Marriott.
Vientos de cambio Con un concepto culinario más que francés y con platillos típicos de la localidad de Alsacia, el menú de Lipp se renueva pues el chef Jacques Olivier, quien estaba a cargo del concepto se retiró del cargo para dejar como sucesor al chef mexicano Said Padilla, cuya historia ha estado ligada desde el principio a Lipp pues comenzó sus actividades ahí hasta lograr ser chef de partie, para luego formar parte de La Glotonnerie y finalmente regresar este año a Lipp como chef ejecutivo. Este regreso que representa un cambio importante en cuanto a estética y propuesta se refiere, aunque siempre respetando el espíritu francés del lugar, pues si algo tiene claro Miguel Ángel Cooley, propietario del restaurante, es precisamente la tradición del lugar. “Se trata de un tema de respeto a la historia del restaurante Lipp, que ha sido escuela para muchos. Said trabajó aquí, así es que conoce el servicio, el estilo y al cliente; este nuevo menú es arriesgado visualmente pero respeta completamente lo francés,”señala Cooley.

 

Entre los nuevos platillos que se añadieron al menú encontramos una terrina de foie gras con higos al vino tinto y geleé de cassis, un espectacular atún con costra de ajonjolí negro y salsa de frambuesa y cordero lechal acompañado de papas soufflé; sin olvidarnos claro está de los maravillosos y elaborados postres como el bizcocho de chocolate con sorbet de chocolate o la tarta fina de cremoso de limón, fresas y cassis con sorbet de frambuesa o los profiteroles con helado de vainilla y chocolate. “Los cambios van a seguir sucediendo, Lipp cambia su menú dos veces al año y relevar a Olivier no ha sido fácil pero estamos muy contentos en tener a alguien como Said. Es un tema de confianza y de conocimiento pues en Lipp hay muchas cosas que respetar, estándares de calidad y tradición, un balance, respetando elaboraciones e ingredientes. Seguimos aquí con un restaurante de propuesta e historia,”finaliza. 

 

 

 

Comentarios