Se encuentra usted aquí

Sanos y divertidos

Para los niños de 3 a 5 años todo es juego, incluso comer. Por eso, hay que enseñarles platillos nutritivos de forma singular
25/07/2015
10:00
Adriana Silvestre
-A +A

Las  mamás modernas, además de nutrir a sus hijos, se preocupan por brindarles experiencias divertidas y que les dejen aprendizaje. Una opción para ellas es organizar actividades dentro de la cocina; de acuerdo con expertos, esto les permitirá fortalecer su vínculo y que los pequeños coman mejor, ya que cocinando se pueden crear historias o canciones, entre otras muchas cosas.

“Entre los cero y los tres años, el juego primordial es el sensorio-motor, que tiene que ver con la parte sensorial. Permitirles experimentar con la comida a través de los sentidos dentro de un ambiente cuidado, donde sepa qué puede y qué no puede hacer, es fundamental para su crecimiento, porque  fortalece sus habilidades cognitivas, psicomotoras y socio afectivas”, explica Aitana Farré, psicóloga especialista en niños.

Otra preocupación para las mamás es si le están dando a sus hijos el 100% de la nutrición, platillos equilibrados, la variedad y la cantidad adecuada. “Esto es muy sencillo, hay tres grupos de alimentos en el Plato del Bien Comer: frutas y verduras, proteínas,  leguminosas y cereales. Sólo se necesita elegir uno de cada uno en cada comida”, dice Ana Gómez, nutrióloga pediátrica.

“Por ejemplo, para el desayuno una ensalada de frutas con una quesadilla de queso incluye la fruta del primer grupo, el cereal que es la tortilla y el queso que es la proteína. Así se combina la comida y la cena. También hay que recordar que hay dos tipos de nutrimentos, los macro que son proteínas, carbohidratos,  grasas, y los micronutrimentos que son vitaminas y minerales”, añade.

CON LO CINCO SENTIDOS 

Durante el primer Taller de Comida Nutritiva y Divertida, las especialistas recomendaron que los platillos abarquen los cinco sentidos, colores para la vista, ya que si es llamativo, es más fácil que le guste; diferentes texturas que puedan tocar, como granola y yogurt; que les permitan oler y probar; y para el oído, contar una historia con las información nutricional.

“Es indispensable para el desarrollo permitir que experimenten con sus sentidos porque así es como interactúan con el mundo y construyen imágenes para llevarlas a su esquema de pensamiento e empezar a construir conceptos. El desarrollo es más integral”, afirma Aitana.

“A través del juego, los niños comen mejor y aprenden acerca de la gran variedad de ingredientes que existen, los nutrientes que contienen e, incluso, pueden saber cómo combinarlos”, puntualiza Ana.

Finalmente, Enrique Molina, director asociado de Marketing Lactum Kids, expresa que “nutrir correctamente a los niños no es tarea fácil, por eso hay opciones para ayudarles a complementar la dieta de los niños, como la leche con 35 nutrientes esenciales de todos los grupos de alimentos y un sabor que a los niños les encanta”. 

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS