Se encuentra usted aquí

Y ahora contra la Suprema Corte… ¿Quién sigue?

13/04/2019
03:03
-A +A

Hace unos días, el senador Ricardo Monreal presentó una iniciativa para reformar, otra vez, nuestra Constitución. La propuesta consiste en crear una nueva sala en la Suprema Corte y aumentar de 11 a 16 el número de ministros, y de 8 a 11 el número de votos necesarios para que la Corte pueda declarar inconstitucional una norma. No es que una sea paranoica, pero parece que esta reforma, que busca modificar la conformación de nuestro máximo tribunal, se realizó tomando en cuenta el número de votos que el gobierno va a necesitar, y podría reunir, para que la Corte no le pueda bloquear ninguna ley. Me explico: para bloquear cualquier intento de control constitucional van a necesitar seis ministros afines y sí, los van a tener si esta reforma prospera. Recordemos que el presidente ya nombró a dos ministros afines; con los 5 ministros adicionales, tendrían ya siete (uno más que los necesarios), y además faltaría nombrar a otro ministro en el 2021. En resumen: necesitarían seis, tendrían siete de volada y, en un par de años, ocho en total. Pero además, está el detalle de que la nueva sala va a resolver en definitiva, nada menos que los nombramientos y destituciones de jueces y magistrados federales. Es decir, la maniobra pretende control desde fuera y desde adentro. La Corte como dique o yugo, o las dos, según convenga.

Desde luego, este amago de avasallamiento de otro Poder se disfraza, y así como con este gobierno la militarización no es militarización, este agandalle contra la Suprema Corte se justifica con el noble objetivo de atender temas de corrupción, ese comodín que hoy sirve para vender cualquier cosa. Sólo que, así como la Guardia no militar sí es militar, el cinismo en este caso es también evidente cuando están pendientes los nombramientos de los magistrados especializados en corrupción del Tribunal Federal de Justicia Administrativa y del Fiscal Anticorrupción. Pero esos no importan porque el objetivo no es la corrupción sino el control de la Corte y, eventualmente, del Poder Judicial Federal.

Todo el planteamiento es vergonzante, y así como se disfraza la intención, también se esconde la mano. El presidente se desentiende de la iniciativa, pero supongo que es claro para todo mundo, independientemente de su filiación política, que no es concebible que Morena presente una iniciativa de esta importancia, sin el conocimiento y probable concepción del propio presidente.

Anticipándome a las críticas en el sentido de que todos los presidentes y senadores han nombrado a ministros conforme a sus intereses y afinidades personales, la gran diferencia con lo que estamos viendo es que hasta ahora se habían respetado las reglas del juego; es decir, nombramientos escalonados de los ministros que impidieran una hegemonía en cualquier sentido.

Esta amenaza contra la independencia de Poder Judicial se da en un contexto marcado por el amedrentamiento contra jueces a quienes se acusaría de liberar criminales (¡ya tendríamos juez de jueces!), el incremento de los delitos por los que una persona puede estar en prisión sin juicio, la acelerada militarización del país, el reparto masivo de cheques para supuestamente paliar la destrucción de las estructuras de atención social, los ataques contra los organismos autónomos y el acoso a los medios de comunicación. Este contexto es en realidad un diseño, uno que evidentemente no incorpora los contrapesos ni los espacios de libertad que tanto esfuerzo le han costado al país. Está claro que hay un listado de leyes e instituciones que hay que destruir o someter, y está claro que el listado es largo ¿Quién sigue?

 


Presidenta de Causa en Común.
@MaElenaMorera

Activista ciudadana en seguridad pública y fortalecimiento ciudadano. Actualmente es ‎Presidenta de Ciudadanos por una Causa en Común A.C.

Cometarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN

NOTICIAS DEL DÍA