Se encuentra usted aquí

TLCAN y reforma fiscal, la tenaza

20/11/2017
02:00
-A +A

La aprobación por parte de la Cámara de Representantes de la propuesta de cambios fiscales enviada por Donald Trump ha colocado formalmente la primera pieza de la nueva relación económica de Estados Unidos con el mundo, particularmente con sus socios de América del Norte.

Si bien aún le falta solventar el proceso con el Senado de su país, para Trump representó un logro que le permite avanzar en su objetivo central: generar fuertes incentivos tanto para atraer inversión productiva como elevados costos para quienes utilicen insumos intermedios importados.

Sin violentar el marco de la Organización Mundial de Comercio, el presidente estadounidense busca eliminar beneficios fiscales existentes para este tipo de importaciones.

Mientras los negociadores canadienses y mexicanos siguen pensando en una lógica solamente comercial, en el lado estadounidense ya tienen solventado que pueden ceder el aplicar mayores aranceles a las importaciones de sus socios, la compensación vendrá más tarde en la parte fiscal. Ello sin contar con la parte más visible de la reforma fiscal, la vinculada con un menor impuesto sobre la renta.

En conjunto ambas medidas constituyen algunos de los elementos centrales que deberán ser ponderados por las empresas al decidir si producen en Estados Unidos o lo hacen en otros lugares para después llevar sus bienes al mercado estadounidense, una decisión financiera que el equipo económico de Donald Trump considera terminará inclinándose a su favor.

La publicación de la actualización de los objetivos de renegociación del TLCAN por parte de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos filtra entre líneas las intenciones estratégicas del gobierno estadounidense.

La famosa cláusula de revisión del TLCAN cada 5 años no aparece, simplemente porque no representa un objetivo, es un distractor.

En el nuevo documento los estadounidenses insisten en elevar el contenido regional y en particular el de su país, en mejorar su balanza comercial con México y Canadá, incluyen una postura de mantener programas de incentivos a sus empresas (como el Buy America) fuera de la regulación del TLCAN, lograr que el marco legal de Estados Unidos prevalezca en aspectos como derechos de propiedad, inversiones, transparencia y combate a la corrupción, por citar algunos ejemplos relevantes, eliminar el Capítulo 19 y elevar la capacidad regional para identificar los productos que tengan su origen en naciones que no pertenecen al TLCAN.

No hay duda, el gobierno de Donald Trump tiene como eje de su negociación su interés de recuperar parte de la industria manufacturera que perdió con la estrategia de apertura comercial de los años 80 y 90 del siglo pasado.

Su objetivo es recuperar empleo, aunque el costo de un trabajador estadounidense sea mayor, por ello la reforma fiscal busca crear incentivos para invertir en Estados Unidos. Si eso no es suficiente aumentarán los costos para quienes usen insumos intermedios importados.

México y Canadá deben ponderar la intención combinada de la reforma fiscal y de la renegociación del TLCAN, de otra manera quedarán rebasados por su socio.

En el caso de México la situación es más compleja. La Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos tiene como principal pilar de su Agenda 2017 a la soberanía de su nación. En México aún se considera que el interés nacional es algo que debe subordinarse a la globalización, el “paradogma” que se aceptó hace tres décadas y que hoy pierde fuerza en la Unión Europea y Estados Unidos. En Asia nunca fue aceptado.

La fase final de la renegociación del TLCAN viene con mayores fricciones, los intereses que se confrontan a si lo permiten prever. Si México no elabora un programa contingente de fortalecimiento de sus capacidades productivas internas, difícilmente podrá compensar los ajustes que se han configurado en Estados Unidos. Firmar nuevos acuerdos no es suficiente.

Estimados lectores, después de siete años me despido de EL UNIVERSAL, agradezco todo el apoyo de la organización y su amable atención para mis reflexiones.

 

Director del Instituto para el Desarrollo
Industrial y el Crecimiento Económico

Director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico A.C. Es profesor de cátedra en Doctorado de Ciencias Financiera de la EGADE Business School en el campus Ciudad de...