Se encuentra usted aquí

La tragedia siria

La población libanesa aumentó bruscamente una tercera parte, como si nuestro México recibiera 40 millones de personas
12/11/2017
02:16
-A +A

Caen, una tras otra, las plazas detenidas por el Califato, pero no se le ve fin a la tragedia siria que empezó hace casi siete años. El conflicto, que oponía al principio el poder del clan de la familia Asad a un movimiento con aspiraciones democráticas (la mal llamada Primavera Árabe), ha cambiado de naturaleza, surgieron muchos actores nacionales e internacionales, como una parvada de buitres que se lanzan sobre un cuerpo herido. Ciudades devastadas, economía en ruina, 500 mil muertos y desaparecidos, cinco millones de exiliados, siete millones desplazados adentro de Siria, tal es el saldo provisional del “invierno árabe” en este desdichado país, que contaba con 22 millones de habitantes en 2011. Atrapados entre muchos fuegos, todos mortíferos, los civiles tuvieron que escoger: la huida o la muerte.

Tres millones de refugiados sirios en Turquía, un millón 200 mil en el pequeño Líbano, o sea la cuarta parte de la población, 660 mil en Jordania, 250 mil en Irak. Esas cifras oficiales de la ONU no toman en cuenta los que no se registraron y tampoco los refugiados palestinos e iraquíes de Siria que pasaron a Líbano. Para los países-refugios, la carga no es proporcionalmente la misma; la población de Líbano aumentó bruscamente una tercera parte, como si nuestro México recibiera de repente 40 millones de personas… En Turquía, con sus 80 millones de habitantes, los tres millones de fugitivos representan 3.75% de la población; en Jordania, 7%. Es un milagro que Líbano, que se encuentra de por sí en una situación política muy peligrosa, no haya tronado. La hospitalidad libanesa es más admirable aún si uno recuerda que durante treinta años, su país ha sido bombardeado, invadido, ocupado por el ejército y los temibles servicios de seguridad sirios; ciertamente, los libaneses saben distinguir entre el régimen de Damasco y el pueblo sirio. Esa hospitalidad es una antigua tradición, bien lo saben los armenios, los palestinos y cuantas minorías étnicas y religiosas del Medio Oriente.

Líbano desea, sin hacerse ilusiones, la reconstrucción de una Siria libre y democrática, algo que parece alejarse cada día más. Algunas ciudades han recobrado cierta seguridad: Damasco, Alepo, Homs; en las calles pasan los carros blindados de la policía militar rusa, lo que no significa que las cosas hayan mejorado. El P. Sammur Nawras, ex director para el Medio Oriente del Servicio Jesuita de Refugiados, es muy pesimista en cuanto al porvenir de su país, Siria, de la región en general y del destino de los refugiados. No encuentra mejoría, piensa que la situación empeora. “¿El porvenir de Siria? ¿Habrá una Siria o varias? Nadie puede predecirlo. Todos los escenarios son posibles. Las dos grandes facciones mencionadas, shiitas y sunnitas, dibujan una línea de fractura que atraviesa la historia desde mil 400 años… El Islam actual está en crisis. Solamente los musulmanes, adentro del Islam, pueden resolverla… Soy sirio. No tengo otra identidad. Me gustaría seguirlo siendo hasta el final de mi vida, pero los cristianos hemos perdido la posibilidad de contribuir a la nueva Siria. Las Iglesias de Siria siguen trabajando para atenuar la desgracia del pueblo, siguen en su labor humanitaria. En cuanto a nuestra identidad: ¿ser el protegido de alguien es tener una identidad? En un Estado laico, la ley protege a los más débiles”. ¿Será laica la Siria restaurada, si es que alcanza la resurrección?

Después del choque de todas las barbaries, incluidas, desde luego las aviaciones rusa y estadounidense y los combatientes shiitas y sunnitas venidos de todas partes, ¿cuál esperanza? Gilbert Achcar, marxista libanés, profesor en Londres, dice que no hay que ser iluso: “El hombre que preside la delegación de la oposición armada a Assad es igual de siniestro que Assad, no me gustaría encontrarme en una celda con él”. Pesimista, dotado de una larga memoria histórica de militante (desde 1967, en Líbano), no renuncia a la esperanza de que, algún día, surjan” las fuerzas de emancipación necesarias para romper un bloqueo histórico insoportable”.
 

Investigador del CIDE.
[email protected] cide.edu

Es un historiador mexicano de origen francés. Obtuvo la licenciatura y el grado de doctor en la Universidad de la Sorbonne. Es profesor e investigador del Centro de Investigación y Docencia...

TAGS

Más sobre el autor

Comentarios

 

NOTICIAS DEL DÍA