Se encuentra usted aquí

#PorUnMéxicoSeguro

26/06/2018
04:00
-A +A

En un mundo ideal, un candidato a elección popular se debería preparar a conciencia para enfrentar los retos que implica gobernar, en el caso de resultar favorecido por el resultado electoral. Si bien, es imposible que un candidato conozca sobre todos los temas, lo esperado es que su equipo subsane la falta de conocimientos y experiencia sobre un determinado tema.

En cinco días los mexicanos estaremos emitiendo el voto más importante de las últimas décadas, todo esto, en medio de la peor crisis de seguridad de la que tengamos memoria.

Si recordamos, hace 6 y 12 años, uno de los grandes temas de discusión a lo largo de las campañas electorales fue la interrogante sobre cómo enfrentar la violencia creciente.

A pesar de que este sexenio concentra varios récords negativos en esta materia y terminará siendo el más violento de la historia reciente del país, poco se discutió sobre cómo los candidatos piensan revertir algo que tanto vulnera la seguridad de los mexicanos y la imagen del país en el extranjero.

Si tomamos en cuenta que la opinión pública una y otra vez ha insistido que la violencia de los últimos 12 años se debió primero a una política reactiva del entonces presidente Felipe Calderón -puesta en marcha sin contar con un diagnóstico claro de la situación de las instituciones y una estrategia específica que lograse pacificar el país- y luego a que el actual gobierno del presidente Enrique Peña erró el diagnóstico y careció de una estrategia clara en esta materia, deberíamos buscar en quien decida gobernar el país y las 9 gubernaturas en disputa, claridad de propuestas sustentadas en lo factible, así como un diagnóstico claro sobre lo que sí y lo que no ha funcionado.

Sin embargo, a lo largo de las campañas, fue difícil identificar un compromiso verdadero de los candidatos sobre este tema, es por ello que en el Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) echamos a andar la plataforma #PorUnMéxicoSeguro, un proyecto que permite entender qué ofrecen en esta materia los candidatos y cómo piensan realizarlo. El análisis de este proyecto se presenta hoy en rueda de prensa.

Lamentablemente, de los 55 candidatos sólo15 completaron el cuestionario que desglosaba la propuesta en materia y 3 lo dejaron inconcluso.

Reconocemos la participación de José Antonio Meade como el único candidato presidencial que entregó una propuesta completa, así como los 14 candidatos que compiten por gobernar Chiapas, Ciudad de México, Guanajuato, Jalisco Morelos, Tabasco y Yucatán.

La participación de los 15 candidatos permitirá que los mexicanos emitamos un voto con conocimiento pleno, y servirá para fijar una línea base para dar seguimiento a estos temas y exigir resultados a quien resulte electo.

Si bien, es fundamental reconocer la disposición a colaborar de estos candidatos con la sociedad civil, es importante ser objetivos y claros sobre qué resultados arroja el análisis de estas.

En general, las propuestas no definen modelos de seguridad y justicia, se plantean cambios sin definir hacia dónde; no se identifica una relación entre los diagnósticos y las propuestas; hay dificultades para esclarecer los costos y las rutas presupuestales para cada una de las acciones planteadas; se exhibe una dificultad para diferenciar y justificar las nuevas propuestas de lo que ya se ha hecho (en qué serían diferentes o por qué deberían darles continuidad); hay un importante confusión conceptual entre procuración e impartición de justicia.

A pesar de que el conjunto de diagnósticos habla de la debilidad en nuestras policías, las propuestas de los candidatos carecen de especificidad respecto a qué hacer para mejorarlas. Las propuestas refieren que se les fortalecerá, se les capacitará, se les mejorarán las condiciones laborales, pero no se dice cómo ni en qué.

Un elemento común a muchas de las propuestas, evidencia una carencia en la comprensión de lo que se propone, ya que se considera que destinar recursos a un área es por sí misma una propuesta, sin que se plantee para qué y cuáles son los indicadores de medición.

Una cuestión fundamental que fue olvidada por los candidatos es la procuración de justicia, poco se habla -algunos ni siquiera la nombran- de los ministerios públicos, peritos, defensores de oficio, policías de investigación. En contraste, resulta positivo que los candidatos consideren la participación ciudadana como un eje fundamental de la rendición de cuentas a la sociedad.

Se debe resaltar el común entendimiento de que es fundamental privilegiar la prevención por encima de la reacción; la urgencia de una fiscalía autónoma e independiente; la implementación de un servicio civil de carrera como base de un fortalecimiento institucional; así como la necesidad de homologaciones salariales para los cuerpos policiales.

Otro aspecto positivo es que los candidatos consideran imperativa la completa implementación del Sistema de Justicia Penal Adversarial para combatir la impunidad, así como la necesidad de replantear la relación de cooperación entre México y Estados Unidos, particularmente en los temas de armas y drogas.

En lo específico, queremos resaltar que José Antonio Meade se arriesga a enunciar algunas atribuciones que buscaría modificar en las facultades entre niveles de gobierno, como quitarles a los municipios la responsabilidad de perseguir delitos relativos al narcotráfico. También, en materia de impartición de justicia promueve la creación de órganos de gobierno judicial en las entidades federativas similares al Consejo de la Judicatura Federal.

Fernando Castellanos (Chiapas – PVEM). Destaca que quiere trabajar de manera coordinada con los municipios en términos de las provisiones presupuestales derivadas de transferencias del gobierno federal y que plantee la concertación de recursos para procuración de justicia, policías y prevención del delito.

Mikel Arriola (CDMX – PRI). Destacan las propuestas en materia de lavado de dinero, pues refiere la creación de una central de investigación en delitos financieros, sistema de compras de gobierno con controles antilavado, coordinación con instancias federales de SHCP y PGR.

Felipe Arturo Camarena (Guanajuato – PVEM). Pide un enfoque operativo y de administración pública de las propuestas de seguridad, del cumplimiento a los acuerdos del CNSP y la mención de problemáticas específicas como el robo de hidrocarburos.

Enrique Alfaro (Jalisco – Movimiento Ciudadano). Destaca la articulación de un proyecto de seguridad y justicia con más cohesión y que recupere las experiencias exitosas y buenas prácticas de instituciones de otras entidades, la creación de unidades de inteligencia criminal y financiera, y destaca la lectura del problema de procuración e impartición de justicia desde una óptica de cargas y sobrecargas de trabajo derivadas de la sobrecriminalización de la posesión de drogas.

Rodrigo Gayosso (Morelos – PRD). Destaca que se retomen las recomendaciones del IMCO en materia de procuración de justicia.

Nadia Luz María Chávez (Morelos – PVEM). Destacan las propuestas de impartición de justicia pues casi ninguno ha identificado cómo desde el ejecutivo estatal se pueden impulsar mejoras en esta área sin comprometer su autonomía.

Víctor Caballero (Morelos – PAN / MC) y Adán Augusto López (Tabasco – MORENA). Destacan la inclusión de peritos, policía de investigación criminal y ministerios público en la evaluación, profesionalización y mejora de sus condiciones laborales, y especifican qué capacitaciones se brindarían a los elementos de la policía estatal.

Lamentamos que Ricardo Anaya haya contestado de manera extemporánea, lo que hizo imposible que analizásemos la propuesta por completo, pero lamentamos aún más que el puntero en las encuestas a la presidencia, Andrés Manuel López, así como los punteros en las encuestas a gobernar la Ciudad de México y Morelos, y ninguno de los candidatos a la gubernatura de Puebla o Veracruz, haya intentado siquiera rendir cuentas sobre este tema.

En el caso de Andrés Manuel, su falta de disposición a abrirse a la sociedad civil parece un predictor de lo que podría ser su gestión: se le buscó por todos los medios sin éxito.

En una entrevista en radio, el Observatorio de Sonora (perteneciente a la red de observatorios del ONC) comprometió a Alfonso Durazo -quien AMLO propuso como titular de la Secretaría de Seguridad en caso de ganar- a participar, sin embargo, el equipo de este candidato no se ajustó a las reglas, no contestaron los cuestionarios y sólo enviaron un documento que fue analizado por el ONC en el que no se pueden identificar claridad presupuestal, en donde discursivamente se habla de prevención por encima de la reacción al tiempo que las acciones planteadas son meramente reactivas y que reproducen el modelo ya propuesto por Felipe Calderón, a tal punto que hay evidencia que la frase “más becarios y menos sicarios” la pronunció en 2006 el ex Presidente Calderón y en 2012 el actual gobernador de Morelos, Graco Ramírez.

Lo que parece más grave es que confunden las responsabilidades y el alcance del gobierno federal con las competencias estatales, lo que es un serio peligro para el federalismo. Hay un simplismo y una vaguedad sobre algunas prácticas que podrían ser innovadoras, como la sustitución de cultivos.

Claudia Sheinbaum fue el único caso entre todos los candidatos que primero accedió a participar, y luego a través de su equipo solicitó un trato privilegiado para responder y finalmente no respondió.

La falta de especificidad de las propuestas de los candidatos en materia de seguridad y justicia nos ayuda a entender cómo se ha hecho política en México, sin planeación e indicadores objetivos que ayuden a entender los resultados de la acción del Estado y por ende la falta de resultados en esta materia.

Dada la crisis de incidencia delictiva, inseguridad y violencia que vivimos, los mexicanos debemos exigir con toda claridad un cambio de ruta a través del ejercicio del voto informado.

Te invito a que entres a la plataforma #PorUnMéxicoSeguro para verificar cada una de las propuestas de tus candidatos, así como el análisis que en el ONC elaboramos sobre éstas.

Con miras al próximo domingo, te recuerdo que la improvisación, la ingenuidad y los errores en seguridad cuestan vidas y no podemos seguir sobre la misma ruta, pensando que las cosas se resolverán por sí solas.
 

Director general del Observatorio Nacional Ciudadano.
@frarivasCol

Francisco Rivas
Director general del Observatorio Nacional Ciudadano. @frarivasCoL @ObsNalCiudadano
 

COMENTARIOS

MÁS EN OPINIÓN