Aprecian en Oaxaca Guelaguetza más de 25 mil personas

El gobernador Alejandro Murat la califica como un éxito; reconoce a la Sección 22 por no realizar bloqueos
El público recibió a los sones de Huautla de Jiménez y aplaudió la destreza de las representantes de Tuxtepec, quienes ejecutaron “Flor de Piña”; mientras que oaxaqueños entonaron la “Canción Mixteca”, por la delegación de Huaujuapan (EDWIN HERNÁNDEZ)
25/07/2017
01:33
Ismael García / Corresponsal
Oaxaca
-A +A

[email protected]

Sin bloqueos ni protestas del magisterio, y con un auditorio repleto de propios y visitantes, culminaron las fiestas de La Guelaguetza 2017 con las dos ediciones del segundo Lunes del Cerro.

Aproximadamente 25 mil personas acudieron a las presentaciones matutina y vespertina de las delegaciones que representaron las ocho regiones de la entidad, con sus bailes, música, costumbres y tradiciones.

La ciudad permaneció en calma, mientras el auditorio que lleva el mismo nombre que la fiesta, se llenó a su máxima capacidad con oaxaqueños y turistas que aplaudieron y ovacionaron las casi cuatro horas en cada edición.

La historia volvió al presente y entre aplausos y música de banda, una voz anunció: “¡Bienvenidos a Oaxaca, bienvenidos a La Guelaguetza!” Y los aplausos no se hicieron esperar.

Como cada año, las Chinas Oaxaqueñas iniciaron la fiesta llenando el escenario de color al ritmo del movimiento de sus faldas. En el escenario también se vivió una representación de boda mixteca y las fiestas patronales de Ciudad Ixtepec. Cada delegación regaló a los asistentes su Guelaguetza: artesanías, flores, pan, mezcal y café.

Una ovación tras otra, el público recibió a los sones de Huautla de Jiménez y aplaudió la destreza de las representantes de Tuxtepec, quienes ejecutaron “Flor de Piña”, mientras que oaxaqueños entonaron la “Canción Mixteca”, a cargo de la delegación de Huajuapan de León.

Como cada año, el broche de oro estuvo a cargo de los representantes de la Danza de Pluma, quienes deslumbraron con sus penachos y coloridos trajes y penachos de plumas.

La despedida en la Rotonda de las azucenas fue un colorido baile en el que participaron los integrantes de todas las delegaciones que tuvieron un espacio en la octava del Lunes del Cerro; por la noche la fiesta concluyó con juegos pirotécnicos.

En el palco de honor estuvieron el gobernador Alejandro Murat y su esposa, Ivette Morán, así como la secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Rosario Robles Berlanga. En entrevista, el titular del Ejecutivo estatal calificó como un éxito las cuatro presentaciones de la fiesta folclórica del estado y reconoció a los maestros de la Sección 22 del SNTE su prudencia para no interferir en las festividades.

En tanto, el magisterio tuvo también su propia “Guelaguetza popular”, en esta ocasión por segundo año en la comunidad de Asunción Nochixtlán, para conmemorar el enfrentamiento del 19 de junio de 2016.

Las expectativas de ocupación hotelera se cubrieron la mañana de este lunes, con un ingreso preliminar de 400 millones de pesos, según la Secretaría de Turismo de la entidad.

A más de ocho décadas de su primera edición, la “máxima fiesta” de los oaxaqueños sigue representando una experiencia única para para quienes arribaron por primera vez para vivir estas festividades que cada julio pinta de tradición la capital.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS