Asesinan a subdirector de penal en BCS; llevaba 5 años en el cargo

Comando asesinó el lunes a Carlos Paúl Hernández; autoridades desconocen si había recibido amenazas
El penal. El Cereso de San José del Cabo, que dirigía Carlos Paúl Hernández, no presentaba sobrecupo. (ESPECIAL)
07/06/2017
01:22
Gladys Navarro
La Paz
-A +A

El subdirector del Centro de Reinserción Social de San José del Cabo, Carlos Paúl Hernández Cota fue asesinado a balazos la tarde del lunes, mientras se desplazaba en el Fraccionamiento Costa Dorada, en San José del Cabo.
Un comando armado disparó en varias ocasiones y huyó. El funcionario fue atendido de emergencia, pero al llegar a un hospital de la localidad falleció por la gravedad de las heridas.
En un escueto comunicado, la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) precisó que el subdirector, tenía 37 años y era originario de Los Mochis, Sinaloa.
Indicó que se abrió la carpeta de investigación para “realizar los peritajes necesarios con todos y cada uno de los datos de prueba y evidencias que se encontraron en el lugar de los hechos para su esclarecimiento”.
Abogado de profesión, Hernández Cota fue se desempeñaba como subdirector del penal desde hacía cinco años. Antes se había desempeñado en áreas jurídicas.
En entrevista con EL UNIVERSAL, el subsecretario de Seguridad Pública del estado (SSPE), Ismael Sigala Paez, lo describió como un “joven abogado, muy dedicado al tema del mejoramiento del sistema penitenciario”.
“Siempre se mostró como una persona muy comprometida con la institución. Cuando llegué a la Subsecretaria (octubre de 2016) hice un diagnóstico sobre el trabajo que estabn realizando y me pareció pertinente que permaneciera. Estaba haciendo cosas interesantes, siguiendo la Ley Nacional de Ejecución Penal aprobada”, expresó.
Dijo lamentar el homicidio y no tener conocimiento de posibles amenazas que hubiese recibido el funcionario.
Amigos del subdirector lo identifican como un padre responsable, de dos niños, y deportista. Antes de comenzar a trabajar en la función pública, participaba en ligas locales de futbol.

Situación del penal
Sobre la situación que guarda el penal de aquel municipio, el funcionario señaló que presenta problemas como en el resto de los penales de los centros penitenciarios del país; sin embargo, consideró que se están atendiendo las situaciones que se presentan.
“No escapa a la problemática del resto de los Ceresos del país, le hace falta que tengamos mayor inversión, más programas para consolidar una reinserción. Faltan programas, sí, pero es en todo el país. Por eso surgió una nueva Ley Nacional de Ejecución y esa Ley nos obliga a tomar una serie de medidas para lograr implementar proyectos. Estamos en eso. El Cereso de San José del Cabo es el que tiene mejores condiciones del estado. Tiene buena infraestructura por ser el más reciente, y tiene personal capacitado, buena atención médica y educativa.”, aseguró.
Añadió que no está sobrado, que tiene aún 300 espacios disponibles; es decir, subrayó, no presenta los problemas de sobrepoblación, como sí ocurre en el caso del Cereso de La Paz.
El funcionario añadió que sólo el de La Paz registra sobrepoblación -100 personas de más, haciendo un total de 760 internos. En el caso de los penales de otros municipios, Comondú, Santa Rosalía, en Mulegé, y Loreto, no se presenta el problema. En este último, ejemplificó, solo hay 18 reos. En suma, en BCS se tienen unos 2 mil internos en los cinco penales.
Cabe mencionar que en el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de 2015, se ubicó a BCS, como una de las entidades peor evaluadas. La calificación nacional fue reprobatoria, 6.21 en distintas variables; sin embargo, BCS logró apenas 5.47 puntos, las más baja desde 2011.
La CNDH evaluó las condiciones de los penales de Los Cabos, La Paz y Ciudad Constitución, y consideró la necesidad de prestar atención particularmente rubro de aspectos para mejorar la integridad moral del interno, una estancia digna y condiciones de gobernabilidad.
El municipio de Los Cabos enfrenta desde hace siete meses una ola de violencia producto de pugnas entre grupos dedicados al narcotráfico, que ha dejado 177 muertes. Desde enero, se intensificó la presencia militar en este municipio, con vocación turística, reconocido a nivel internacional. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS