A panistas hidalguenses no les salen los números

Kiosko
Gerardo Sosa Castelán. (Archivo. EL UNVIERSAL)
28/06/2017
01:55
Corresponsales de EL UNIVERSAL
-A +A

A panistas hidalguenses no les salen los números

Quienes buscan que les cuadren las cuentas con el número de militantes, nos platican, son los panistas de Hidalgo, pues a la hora de revisar su padrón, conformado por siete mil 600 personas, detectaron que al menos dos mil 500 ni siquiera sabían que estaban inscritas. La razón, según el líder local de ese partido, Asael Hernández, es que hace tres años Gerardo Sosa Castelán, ex rector y actual presidente del patronato de la Universidad Autónoma del Estado, y sus cercanos inscribieron a cuantos ciudadanos pudieron, e incluso en algún momento, nos dicen, don Gerardo puso como requisito opcional para ingresar a esa institución registrarse en el listado de militantes de Acción Nacional. Ya le parecía raro a la dirigencia que “tantos seguidores” no se vieran traducidos en las votaciones internas. Ahora, nos cuentan, darán de baja a esas personas, sin embargo, guardan silencio sobre la utilización de documentos personales que se hizo de forma indebida.

Mireles, bajo protección

Nos dicen que José Manuel Mireles decidió refugiarse en el municipio de Aquila, Michoacán, tras el ofrecimiento del comandante de la guardia comunitaria de Santa María Ostula, Cemeí Verdía Zepeda, para ser protegido. Nos comentan que el doctor cumplió una semana de haber llegado a la región de la Sierra-Costa, zona donde también ha sido cobijado por el alcalde perredista de Aquila, José Luis Arteaga, quién lo ha incluido como “invitado especial” en todos sus eventos públicos. Así, en un mensaje privado, Cemeí Verdía, nos platican, reconoció que el ex vocero de las autodefensas es blanco de la delincuencia por lo que dijo: “No se preocupen, Mireles está conmigo, su mejor escolta para que no le pase nada”.

Diputado de BCS busca a toda costa alcaldía paceña

Los ánimos electorales rumbo a 2018 ya se sienten en Baja California Sur y, nos platican, hay quienes son tachados de imprudentes, como el diputado local panista Alfredo Zamora, quien busca la alcaldía de La Paz y en ese contexto lo mismo se le ve en recorridos por colonias populares de esa ciudad impulsando iniciativas delicadas que, a juicio de académicos y penalistas, son peligrosas, como la despenalización del exceso de la legítima defensa, pues muchos la traducen como un “cheque en blanco” para cometer crímenes. Nos aseguran que don Alfredo convenció a la mayoría del Congreso local de votar a favor de dicha iniciativa y a los ciudadanos indignados ante el alza de delitos, argumentando que siendo víctimas tienen el derecho de defenderse, sin embargo, sus críticos consideran que desinformó en un clima de inseguridad que abre peligrosamente la puerta a la venganza.

Legislador involucrado en moches, en la cuerda floja

Las organizaciones civiles Ciudadanos Observando y Ganemos se alistan para exigir al diputado y líder estatal del PVEM, Manuel Barrera Guillén, que se vaya del Congreso de San Luis Potosí, como lo hicieron sus homólogos Enrique Flores (ex panista), Oscar Bautista (PRI) y J. Guadalupe Torres (PRD), por la red de corrupción de cobro de “moches” en la que los cuatro se vieron involucrados. Nos cuentan la decisión de bajar a Barrera Guillén tendría que llegar desde la sede nacional del Verde y los activistas esperan que el legislador solicite licencia indefinida al cargo, de lo contrario mañana, nos dicen, acudirán a la sesión ordinaria a pedirlo a gritos.

TAGS

Mantente al día con el boletín de El Universal

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS