"El Borrego" fue agente de tránsito y entrenador de Julio César Chávez

Rafael Chávez González incursionó en el mundo del pugilismo y en la Dirección de Tránsito de Culiacán, en donde por varios años junto con su hermano Rodolfo, se desempeñó como agente de vialidad
26/06/2017
16:54
Javier Cabrera Martínez / Corresponsal
Culiacán, Sinaloa
-A +A

En su juventud, Rafael Chávez González “El Borrego” dividió su tiempo, en su actividad de agente de tránsito en la capital del estado y en sus entrenamientos en el gimnasio como boxeador, primero amateur y luego como profesional.

Junto con su hermano mayor Rodolfo, escalaron al boxeo profesional, sin llegar a trascender, como lo hizo su hermano, menor Julio César Chávez, convertido en una leyenda en los cuadriláteros del mundo.

Rafael, el tercer hijo, de 10 que tuvo el matrimonio formado por la señora Isabel González y Rodolfo Chávez Lizárraga, registró en su paso por el boxeo profesional, un total de 67 peleas, la mayoría de ellas, celebradas en el estado de Baja California.

Sus padres que procedían del estado de Sonora, instalaron su hogar muy cerca del paso de las vías del tren y del canal hidáulico Rosales, en la parte poniente de la ciudad.

Don Rodolfo Chávez Lizárraga, de oficio ferrocarrilero tuvo con su esposa Isabel a Perla, María Isabel, Rodolfo, Rafael, Julio César, Sergio, Ariel Roberto y Leopoldo.

El décimo de sus hijos, de nombre Omar, falleció muy pequeño en un accidente automovilístico en esta ciudad.

Los hermanos varones mayores de Julio César Chávez fueron los primeros en incursionar en el boxeo. Sus facultades les abrieron las puertas en la frontera norte, donde desarrollaron la mayor parte de sus peleas.

El Borrego, como se le conocía, tanto en el mundo del pugilismo, como en la Dirección de Tránsito de Culiacán, en donde por varios años, junto con su hermano, Rodolfo se desempeñó como agente de vialidad, hasta que su hermano Julio, se convirtió en el campeón del mundo, en la división de super pluma, en 1984.

Los registros de sus peleas en el boxeo profesional, sólo establecen 11 combates; sin embargo, su hermano mayor Rodolfo estableció que El Borrego sostuvo entre 1979 y 1984, un total de 66 peleas y era un pugilista querido en Tijuana, Baja California.

De padre ferrocarrilero, Rafael, junto con su hermano mayor, se convirtieron en parte del equipo de entrenamiento de Julio César Chávez.

La vida del Borrego dio un vuelco con la fama y las bolsas millonarias por lo que él, junto con Rodolfo, renunciaron a sus trabajos de agentes de tránsito y dejaron el boxeo.

Rafael Chávez tuvo serios conflictos en su vida familiar que lo llevaron a la cárcel, acusado de agredir a su esposa, por lo que su hermano, Julio César Chávez tuvo que ayudarlo a salir del conflicto legal.

Por varios años, junto con sus hermanos, administraron varios negocios de su hermano, el tricampeón mundial de box e incluso obtuvo una licencia para instalar un deposito con venta de cerveza, el cual vendió poco después.

Desde hace varios años, el Borrego, abrió un centro de rehabilitación de adictos a las drogas y de alcoholismo, ubicado en un local cercano a una plaza comercial, en la parte sur-poniente de la ciudad, muy cerca de su hogar.

Rafael Chávez González, de 54 años de edad, fue asesinado de varios disparos en su domicilio y frente a sus familiares, al forcejear con uno de los dos hombres que ingresaron a su hogar para despojarlo de dinero y pertenencias.

Juan José Ríos Estavillo, Fiscal General del Estado, explicó que las primeras investigaciones de estos hechos registrados en la calle Juan de Dios Bojórquez, en la colonìa Diaz Ordaz, en la parte sur-poniente de la ciudad, marcan una línea de un aparente asalto.

Según los indicios consignados en la carpeta de investigación, dos hombres, uno de ellos armado, penetraron por la parte trasera de la casa del hermano de Julio César y fue sorprendido en su recámara y obligado a entregar dinero.

Ante la presión de los delincuentes que le exiguían más dinero, forcejeó con el que lo encañonaban, el cual accionó en varias ocasiones el arma.

cfe

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS