Acusan activistas de NL que “El Bronco” investiga a sus críticos

Representantes de colectivos y asociaciones civiles presentaron ante la Secretaría de General de Gobierno la solicitud de información sobre la presunta instrumentación de prácticas de espionaje
21/06/2017
20:47
David Carrizales / Corresponsal
Monterrey, NL
-A +A

Representantes de colectivos y asociaciones civiles de Nuevo León solicitaron por escrito al gobierno de Jaime Rodríguez Calderón, informe si ha estado utilizando herramientas tecnológicas para espiar o vigilar a periodistas, defensores de derechos humanos, activistas y ciudadanos en general que son críticos de la administración estatal, ante el reconocimiento de que su administración cuenta con tecnología para investigar a los usuarios de redes sociales.

Liliana Flores Benavides, del Colectivo Nosotros, y Juan Manuel Ramos, de Redes Quinto Poder, entre otros, presentaron ante la Secretaría General de Gobierno, la solicitud de información sobre la posible instrumentación de prácticas de espionaje, a raíz de que el propio gobernador Jaime Rodríguez Calderón afirmó el seis de enero, a propósito de las protestas contra el “gasolinazo”, que su administración contaba con herramientas para investigar en las redes sociales, a fin de detener a los responsables de saqueos a comercios y causar destrozos en el palacio de Gobierno.

“De aquí le hago un aviso a todos aquellos jóvenes o no jóvenes que están utilizando la red, que los estamos vigilando, que sabremos dónde están, que tenemos elementos y la tecnología suficiente para vigilarlos y que daremos con ellos”, señaló “El Bronco” en una rueda de prensa, el seis de enero de 2017, un día después de los desmanes.

Por esos mismos días, recordaron, “El Bronco” advirtió que no recibiría en audiencia al activista Gilberto Lozano porque no había pagado el predial en el municipio de San Pedro, con lo cual estaba reconociendo que investiga a sus críticos hasta en lo más básico.

La preocupación de los activistas locales, explicaron, se generó luego que el día 19 de junio la organización Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D) presentó un informe donde se evidenció que el gobierno de México mantiene una vigilancia sistemática a periodistas y defensores de derechos humanos por medio del espionaje del malware Pegasus.

“Por lo anterior, solicitamos contestar lo siguiente: ¿El gobierno central de Nuevo León y cualquiera de sus dependencias utiliza algún software, programa, herramienta para vigilar a usuarios de redes sociales? ¿El Gobierno de Nuevo León vigila a los ciudadanos dentro o fuera del estado?”.

Juan Manuel Ramos comentó que en su momento consideraron que las declaraciones de “El Bronco” constituían un aviso peligroso en el sentido de que “de facto se nos iba a espiar y que ya se contaba con la tecnología”. Además, afirmó, algunos gobiernos estatales como los de Jalisco, Veracruz y Chihuahua entre otros, tienen esas herramientas para espiar a los críticos del gobierno en turno.

Liliana Flores Benavides dijo a su vez que los activistas, comunicadores críticos y luchadores sociales siempre han estado sujetos a espionaje, “porque con nuestras acciones y críticas hacemos un contrapeso a los abusos de poder y al poder no le conviene, pero este nuevo tipo de vigilancia es invasiva, “van hasta el escenario más íntimo de la persona y su familia, imagínense que su celular lo hagan micrófono y cámara, que estén captando hasta su respiración en su cama, es una situación muy delicada y grave”.

Flores Benavides agregó que la intervención de comunicaciones puede ser una herramienta legal del gobierno para combatir la delincuencia, pero debe estar autorizada por un juez y con respeto a los artículos 14 y 16 de la Constitución.

“Pero aquí lo preocupante es que el gobierno federal y muy posiblemente los estatales, están realizando espionaje sin orden judicial, y esto no lo podemos permitir porque es una práctica de los gobiernos totalitarios”.

Juan Manuel Ramos comentó que hace unos años, los gobiernos intervenían una línea telefónica o una carta para espiar a una persona; pero ahora les basta la aplicación de un programa infectado en un dispositivo para acceder a la agenda, correos, fotografías, mensajes de Watshapp o del Inbox de Facebook, además de activar el micrófono o la cámara de una persona.

Mencionó que a veces hay hasta conflictos entre parejas por no compartir la contraseña para el acceso a los dispositivos o las redes sociales, porque se trata de información muy personal, y entonces por qué el gobierno va a tener acceso a tu dispositivo, para apoderarse de información que está resguardada por la Ley Federal de Protección de Datos Personales.

“Pero lo más perverso es que un programa diseñado y supuestamente adquirido para detectar y detener a terroristas y criminales, se utilice para perseguir o vigilar a quienes denuncian y exhiben los actos de corrupción y los abusos de autoridad”, concluyó Ramos.

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS