“Nunca sentí un temblor de esta naturaleza”

En Villacomaltitlán el colapaso de un puente mantiene incomunicados a dos comunidades
Ramón Ayala, del municipio de Huixtla, mostró los daños que dejó el sismo de 7.0 grados Richter en el gimnasio que administra su esposa (MARÍA DE JESÚS PETERS. EL UNIVERSAL)
16/06/2017
01:23
María de Jesús Peters Corresponsal
-A +A

Huixtla.— Daños parciales y/o totales en más de 200 viviendas y 27 escuelas, puentes colapsados, así como 11 personas con lesiones leves son algunas de las afectaciones que dejó el sismo de 7.0 grados Richter, el pasado miércoles en la región del Soconusco.

El delegado de Protección Civil para la región Soconusco, Guillermo Soto, dijo que en este municipio se han verificado 144 viviendas con daños parciales, cinco con daños totales, así como afectaciones en 27 escuelas, una con pérdida total y un puente colapsado en la colonia Aquiles Serdán.

En el municipio de Villacomaltitlán hay 42 casas con afectaciones menores y un puente colapsado en la zona alta, que mantiene incomunicados a los poblados de Monte Flor Abajo y Monte Flor Arriba. En el municipio de Huehuetán, ocho viviendas tuvieron pérdida totales; en Tapachula, los edificios que albergan al Colegio de la Frontera Sur y el Poder Judicial del Estado también presentaron daños severos, y en Ciudad Hidalgo, localidad fronteriza con Guatemala, se presentaron daños en carreteras.

Ayer, el gobierno de Chiapas y funcionarios de la Secretaría de Gobernación instalaron el Comité de Evaluación de Daños, para iniciar el proceso de reconstrucción y apoyos a la población afectada por el sismo.

Jeanette Moisés Ramírez, directora general para la Gestión de Riesgos de la Secretaría de Gobernación, y Luis Manuel García, secretario técnico del Consejo Estatal de Protección, aseguraron que los trabajos de verificación se concentrarán en municipios de las regiones Soconusco y Sierra Mariscal.

“Pedí misericordia”. El zangoloteo de su cama y el crujido de las paredes despertaron de forma abrupta a Magnolia, de 65 años, quien de rodillas suplicó a Dios que tuviera piedad de ella.

“Nunca sentí un temblor de esta naturaleza, creí que moriríamos, por eso únicamente me hinqué y alcé mis brazos al cielo para pedir a Dios que tuviera misericordia de nosotros.

“No pude caminar, el movimiento era tan fuerte que no podía salir de la casa hasta que una sobrina logró sacarme para ponerme a salvo en un lugar menos riesgoso”, recuerda.

Miedo. “Creí que no la íbamos a librar, para nosotros era lo último, la sacudida fue muy fuerte y no pudimos ni salir de la casa”, recuerda Olvita Palomeque Pineda, quien por segunda ocasión su vivienda fue una de las más afectadas en el municipio de Huixtla, por el sismo, con epicentro a 13 kilómetros de Ciudad Hidalgo.

“Estábamos en la planta alta, cuando sentimos el fuerte movimiento, no podíamos ni caminar”, comenta.

La también presidenta del Comité de Reconstrucción de viviendas afectadas por el sismo de 6.9 grados, con epicentro a 35 kilómetros al suroeste de Tapachula, que se registró el 7 de julio de 2014, recuerda que su casa fue una de las más afectadas, y que desde esa fecha no ha recibido respuesta de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

 

TAGS

Mantente al día con el boletín de El Universal

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS