Siguen feminicidios en Oaxaca; impunidad prevalece

En 2017, al menos 61 mujeres han sido asesinadas de forma violenta; Fiscalía de Género reconoce rezago y deficiencias de ley
Foto: Edwin Hernández/ EL UNIVERSAL
11/06/2017
14:06
Oaxaca
Evlin Aragón e Ismael García
-A +A

La anciana salió al campo el domingo hace ocho días a cuidar sus chivos y ganado, como siempre. Nadie notó algo extraordinario hasta que los animales volvieron solos a casa. Esa noche la preocupación envolvió al pueblo El Gachupín, perteneciente al municipio de Santiago Tlazoyaltepec, Etla.

La gente se organizó para buscarla en el monte. Tres días después la hallaron: habían degollado y enterrado ilegalmente a una mujer de 83 años.

Doña Avelina se convirtió en una más de las estadísticas y pasó a integrar la carpeta de investigación 149/2017 de la Fiscalía General, por el delito de homicidio. “Causa de la muerte: hemorragia externa masiva neurovascular de cuello ocasionado por arma cortante”, dice el dictamen pericial.

Pero no es el único caso. Los restos calcinados de cuatro mujeres a bordo de una camioneta en la región Mixteca y una mujer decapitada en la zona conurbada de la capital, son parte también del saldo que ha dejado la violencia de género en Oaxaca.

Si bien la Fiscalía General ha informado que determinará si se trata de feminicidos, y hasta mayo de este año sólo consideraba como tal ocho casos, los asesinatos violentos de mujeres se han disparado en la entidad: desde diciembre de 2016 al 6 de junio de este año se registran 61 casos.

Para Ita Bico Cruz López, responsable de la Defensoría Especializada en Equidad de Género y Atención a Mujeres Víctimas de Violencia, dependiente de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), las cifras del seguimiento que realiza la instancia es de 618 mujeres asesinadas de 2010 a la fecha.

Sin embargo, debido a la falta de denuncia, podría tratarse de un subregistro: “La situación es grave, independiente del aumento real en el número de casos, también han incrementado las formas extremas de violencia hacia ellas, como se refleja en los recientes casos donde se habla de mujeres calcinadas y degolladas”, asegura,

Vulnerables

Lo anterior, explica, aunado con la impunidad de la mayoría de los casos, manda un mensaje de riesgo a todas las mujeres, ya que los últimos actos violentos registrados en la entidad promueven un clima de vulnerabilidad hacia sus cuerpos y vidas.

La impunidad manda un mensaje distorsionado hacia la sociedad, crea el pensamiento erróneo de que un hombre puede disponer de la vida de una mujer sin ningún tipo de sanción”, señala Cruz López.

Por lo anterior, dice, es necesaria la emisión de la Alerta de Violencia de Género en Oaxaca, la cual, dijo, podría ser solicitada en breve por la propia DDHPO, ya que se necesita de recursos no sólo económicos, sino de personal especializado para la atención de los casos y el diseño de acciones eficaces que permitan la reducción de casos.

Grave rezago

Rosario Villalobos Rueda, fiscal especializada en Delitos cometidos contra la Mujer por Razón de Género en la entidad, reconoce que existe un rezago al interior de la dependencia que tiene a su cargo, heredado, afirma la funcionaria, por la administración anterior.

Asegura que hasta marzo de este año se publicó en el Periódico Oficial el Protocolo de investigación para casos de  feminicidios  en el estado,  lineamientos que debieron de seguirse desde 2012, año en que fue reconocido el  feminicidio  como delito en el Código Penal del Estado de Oaxaca.

Señala que las propias leyes locales presentan deficiencias que complican la emisión de órdenes de aprehensión y sentencia en contra de los feminicidas, por lo que el trabajo para reducir los casos en la entidad debe ser integral y debe incluir la intervención no sólo de la fiscalía del estado sino de los tres poderes de la entidad.

Y aunque reconoce que le fue heredada una cifra de 583 casos en el sexenio de Gabino Cué, detalla que es tiempo que se deje de hablar de números y se hable de personas que han sido asesinadas por razones de género y cuyos familiares necesitan que se haga justicia para tratar de frenar la violencia en contra de las mujeres.

“Más que conteos necesitamos dar seguimiento a los casos y sancionar a los responsables, en eso estamos; hay un compromiso en esta administración del gobernador Alejandro Murat de sancionar a los responsables de violencia contra las mujeres”, afirmó.

Casos sin sentencia

Después de varios años en la entidad hay casos emblemáticos que siguen sin sentencia. Como los de Dafne Carreño Bengochea, Ivon Jiménez Camacho, Alma Deysi Martínez Martínez, Lesli Wilson Pérez, jóvenes asesinadas, casos que han sido de los más difundidos en la entidad debido a una lucha incansable que encabezan sus madres en exigencia de justicia.

En incontables ocasiones se han reunido con autoridades estatales sin obtener eco en su demanda de justicia, por lo han salido a las calles a exigir sentencia para los feminicidas, ya que, aseguran, faltan sanciones ejemplares para los imputados.

Apenas el pasado jueves, Zoila Bengochea, madre de Dafne, denunció los privilegios que se otorgan a los hombres acusados de feminicido, cuestionando el papel del Poder Judicial que, dijo, pondera el amiguismo y compadrazgo dejando de lado el principio fundamental de hacer justicia.

Situación que evidencia que mientras no exista un trabajo integral entre de las autoridades, el compromiso de un ataque frontal contra la violencia hacia las mujeres, contraído por el mandatario Alejandro Murat, seguirá siendo inoperante, agrega.

Como la creación de la Secretaría de la Mujer Oaxaqueña (SMO), dirigida por Miriam Liborio Hernández, que a la fecha no ha concretado acciones que deriven en la reducción de casos de feminicidos en la entidad, dice.

cfe

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS