Aún no es momento de la alternancia: Riquelme

Afirma que transparencia y combate a la corrupción serán temas prioritarios; respetaré el resultado de la elección; soy un hombre institucional, asegura
Miguel Ángel Riquelme Candidato del PRI a la gubernatura de Coahuila (HORACIO JIMÉNEZ. EL UNIVERSAL)
01/06/2017
02:30
Horacio Jiménez - enviado
-A +A

[email protected]

El candidato de la coalición Por un Coahuila Seguro, el priísta Miguel Ángel Riquelme, asegura que sí confía en las autoridades electorales. Adelanta que respetará el resultado, sea cual sea la votación del próximo domingo, y afirma que siempre ha estado listo para cualquier decisión que tomen los coahuilenses, y confía en que será el próximo mandatario estatal.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el abanderado del PRI, Verde y Panal estima ganar con 8 puntos de ventaja, es decir, con más de 120 mil votos para evitar conflictos posteriores y dice que aún no es momento de la alternancia en Coahuila, y le pide a los ciudadanos apoyar su proyecto para que haya continuidad del PRI, pues el tricolor ha construido Coahuila.

Al preguntarle si en caso de llegar a la gubernatura habrá una revisión de las cuentas, responde que sí, “caiga quien caiga”, pero el tema de Humberto y Rubén Moreira asegura que será revisado por la justicia.

Sobre las afirmaciones de Guillermo Anaya en el sentido de que él es la “tapadera de los Moreira”, dice que el panista no tiene cara para hablar de temas de corrupción por sus vínculos con el ex gobernador de Sonora, hoy preso, Guillermo Padrés, y asegura que al término del proceso electoral, Anaya debe enfrentar a la justicia por el presunto lavado de dinero en su campaña, pues hay denuncias presentadas.

Finalizó la campaña, ¿cómo se siente?

—Con mucho ánimo de todo lo que vivimos en estos 60 días, sobre todo por haber recorrido los 38 municipios, por haber palpado la necesidad, por haber cumplido las expectativas de todos los coahuilenses y haberlos plasmados también dentro de mi oferta política o de la planeación de los próximos seis años que formulamos entre la sociedad, especialistas y varios sectores de Coahuila, y culmina la campaña con un gran trabajo, de diagnóstico y sobre todo de objetivos y metas para realizar el próximo sexenio.

Publicamos el lunes una encuesta. Usted tiene 35% de la preferencia y Guillermo Anaya 31%, ¿cómo ve esta tendencia?

—Las encuestas que se han publicado a lo largo de la campaña nos han servido para dirigir el discurso y ver el sentir de la gente, para ver la radiografía del momento, pero la gran encuesta es el domingo 4 de junio, ya cuando la realidad de todos los partidos que van en disputa, vamos a ver la realidad de cada voto y además del trabajo de cada uno y las alianzas que hicimos.

¿Con cuántos puntos podría ganar el próximo domingo?

—Mi estimación es que vamos a ganar por arriba de 8 puntos. El trabajo que se hizo nos tiene con una certeza de triunfo.

¿Desde su perspectiva no es el momento de que haya alternancia en Coahuila?

— Yo no creo que sea el momento para que algún otro partido gobierne Coahuila, que se ha construido con los gobiernos del PRI y hoy, dentro de cada circunstancia y cada actor político, nos toca ofertar experiencias, haber trabajado en los momentos más álgidos en materia de inseguridad y darle continuidad a la ciudadanía en materia de seguridad, garantizar la paz y seguridad en nuestro estado; obvio, estoy buscando el refrendo del PRI para gobernar.

¿Cree en las autoridades electorales?

— Sin lugar a dudas. Cuando tú entras a una competencia, sobre todo en materia electoral, no puedes descalificar a medio juego al árbitro (...), se nos han dado las garantías y claro que confío en el Instituto Estatal Electoral y confío en las instituciones y también se debe confiar en quien resuelva.

¿Va a respetar el resultado del próximo domingo sea cual sea?

—Claro que voy a respetar el resultado, soy un hombre institucional, de convicciones, me preparé para gobernar Coahuila, estoy listo para gobernar Coahuila y sé que seré el próximo gobernador, pero siempre he estado listo para cualquier decisión ciudadana.

La contienda está cerrada, ¿prevé que acabe en los tribunales?

—Por el rumbo que tomó la elección desde el primer día, ha habido bastantes denuncias de los partidos políticos, probablemente sí. No es un proceso tan cerrado como se dice. Un 8% de la votación arriba va a implicar entre 115 o 120 mil votos, creo que el resultado va a dar margen para que se pueda generar un ganador que tenga la validez constitucional y se eviten conflictos posteriores. Yo la realidad no lo veo tan cerrado.

¿Se revisarán las cuentas caiga quien caiga?

—La transparencia y combate a la corrupción van como prioridad, hemos dicho que vamos a eliminar el fuero. Vamos a garantizar con una fiscalía bien plantada con las herramientas necesarias la autonomía que esto requiere, pero una vez que esté a mi cargo la procuración de justicia, sin lugar a dudas, se aplicará la ley en cualquier acto de corrupción que existiera, caiga quien caiga.

¿Humberto y Rubén Moreira merecen ir a la cárcel?

—Ellos no van en la boleta, para empezar, y si en dado caso están siendo juzgados por un tema, será la justicia la que se encargue de decidir ese tema, yo estoy jugando en un proceso electoral, yo soy Miguel Riquelme y al final dentro de lo que suceda a manera posterior y a la posible toma de protesta como posible gobernador del estado, veré cuál es el estatus y cómo se encuentra al interior de la justicia cualquier tema, no nada más el caso de los ex gobernadores, sino cualquier tema, que dentro de nuestro marco jurídico esté pendiente, ya actuaré yo sin lugar a dudas como gobernador del estado.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS