“En mis proyectos no estaba la maternidad”: Claudia, de 16 años

Claudia, de 16 años, fue dada de baja en la escuela y perdió el seguro médico
Entre 2012- 2016 se embarazaron 5 mil 926 niñas, de 10 a 15 años, la mayoría en zonas rurales. Claudia es una más, en junio se convertirá en madre (XÓCHITL ÁLVAREZ. EL UNIVERSAL)
09/05/2017
02:07
Xóchitl Álvarez / Corresponsal
León.
-A +A

Claudia, de 16 años, tenía que salir corriendo del aula a vomitar, los mareos y el sueño dominaban sus tardes, por las náuseas comenzó a faltar a clases. En la escuela la dieron de baja y perdió el seguro médico estudiantil. En junio será madre de una niña.

En su salón, en el Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Guanajuato (Cecyteg) una compañera de 15 años tenía un bebé. Claudia dice: “En mis proyectos no estaba la maternidad, pero pasó”.

Cuando confirmó el embarazo “peleaba mucho con mi novio”, dos años mayor. “Lo culpaba por no usar condón”. Ahora “todo está bien”. Vive con él en una casa de sus papás, la comparte con otra hermana casada, de 18 años, en espera de que nazca su hija, y cumplir la mayoría de edad para que un juez pueda casarlos.

No logra expresar lo que representa ser mamá. Su bebé se hace sentir con constantes “pataditas” y eso le genera emoción. Dejó en el pasado su aspiración de cursar el bachillerato. En el plantel León I, recuerda, le advirtieron que si quería regresar tendría que buscar otra escuela.

“La directora me dijo que estaba dada de baja automáticamente, que había reprobado todas las materias porque no acabé el semestre y que buscara en otra prepa”.

Una ginecóloga le detectó presión alta y baja, “un indicador de alto riesgo” en el embarazo. Su pareja, ayudante de carnicero, señala, se esfuerza para cubrir sus gastos. En la estadística de natalidad de 2015, el Inegi registró 114 mil 269 partos en Guanajuato, 18% en adolescentes de 10 a 19 años. Dieron a luz dos niñas de 11 años, cinco de 12 años, 40 de 13 años, 290 de 14 años, mil 140 de 15 años y 2 mil 594 de 16 años.

La Secretaría de Salud del estado reportó que en 2016 de 115 mil nacimientos 22% son hijos de adolescentes y de ellos entre 10% y 15% las madres tienen de 10 a 13 años.

El sicólogo Luis Felipe García Barragán, investigador de la Universidad de Guanajuato, afirma que en la entidad pareciera tenerse “una epidemia” de embarazos en adolescentes, que tiene varias causas: la condición marginal de las familias, la tardía e insuficiente educación sexual, en casos con un enfoque moral, además de escasas alternativas de desarrollo en las comunidades.

Norma Nolasco, fundadora del Grupo Unido de Madres Solteras A.C., asegura que muchas niñas y jóvenes enfrentan las consecuencias de políticas públicas en materia de educación sexual, reproducción y desarrollo social que no han progresado al menos en los últimos 20 años. Dijo que las campañas oficiales son de corte “machista”.

“Las campañas de prevención de embarazo en adolescentes sólo se enfocan hacia las mujeres, dejando sin información a los varones y esto hace que sea una cuestión machista y misógina de seguir sometiendo a las mujeres a una vida sexual, por el cumplimiento de ‘dar la prueba de amor’ a los hombres”.

La activista afirma que la educación sexual en el estado no es con perspectiva de género, porque “no es una prioridad para la Secretaría de Educación de Guanajuato (SEG)”. Recuerda que en agosto de 2009 la SEG editó y repartió un libro de Biología con “contenido moralista” a 110 mil niños de primero de secundaria, en el que abordaba la educación sexual y la prevención de los embarazos, con el matrimonio y la abstinencia. Por la polémica generada, el texto fue retirado de las aulas por la Secretaria de Educación Pública (SEP) en septiembre del mismo año.

En esta entidad 5 mil 926 niñas, de 10 a 15 años, se embarazaron en el periodo 2012-2016, la mayoría en zonas rurales, de acuerdo con los indicadores de servicios de las unidades de atención de la Secretaría de Salud.

En una escuela primaria del municipio de Victoria, al noreste del estado, 13 menores que cursaban el sexto grado resultaron embarazadas en el ciclo 2012-2013. Los embarazos a temprana edad han generado abuelas jóvenes. En Atarjea (colindante con Victoria) “tenemos muchos casos de abuelas por ejemplo de 30 años”, documentó el investigador. García Barragán coincide con Nolasco en que la educación sexual debe brindarse en las escuelas desde los primeros años de educación y debe ser integral, también dirigida a los hombres.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS