No regresará el crimen, promete Riquelme en Coahuila

El priísta critica que sus oponentes no visitaron los 38 municipios
31/05/2017
01:24
Francisco Rodríguez e Hilda Fernández - Corresponsales
-A +A

Miguel Riquelme Solís, candidato del PRI y la Coalición por un Coahuila Seguro, cerró su penúltimo día de campaña en esta ciudad cobijado por alrededor de 10 mil personas y una planilla del priísmo nacional, donde exhortó a sus simpatizantes a demostrar de qué está hecha la estructura del PRI y sus aliados.

Esa estructura empezó a aceitar la noche con la llegada de decenas de autobuses desde una hora antes del evento. La cita era la Plaza Mayor de Torreón, frente a la presidencia municipal que dejó para abanderar al PRI.

Desde colonias alejadas, mujeres y niños, principalmente, llegaron ataviados con playeras blancas con la leyenda de “Riquelme gobernador” y banderas del PRI que se ondeaban como en partido de futbol.

Riquelme llegó acompañado por el presidente nacional del tricolor, Enrique Ochoa Reza; la secretaria General del partido, Claudia Ruiz Massieu, el líder de los senadores priístas, Emilio Gamboa y el Consejero del Partido Verde, Arturo Escobar.

La agrupación musical, Chicos de Barrio, amenizaba el preámbulo de los discursos. Al estilo priísta, la música, el confeti y las arengas de quienes traían el micrófono prendían a la gente.

“¿Cómo está Torreón?”, preguntó Enrique Ochoa. “Son los mejores, los más inteligentes del priísmo de Coahuila”, dijo a la multitud. Aseguró que Riquelme había hecho una gran campaña: “Que se oiga que ya ganamos”. Afirmó que con él habrá más seguridad y empleos de calidad bien pagados.

El candidato abrió su discurso diciendo que había cerrado campaña en Acuña, en Piedras Negras, en Monclova, pero “que a toda madre se siente en la Comarca Lagunera”.

Riquelme criticó a sus oponentes, de quienes dijo, únicamente visitaron 16 de los 38 municipios. Mencionó que a él le interesa la electrificación, los hospitales, la salud. Se comprometió a construir dos hospitales en la región.

Después, pronosticó que el lunes 5 de junio, “uno de los suyos, va a ser el próximo gobernador de Coahuila”. Riquelme reafirmó dos compromisos: no permitir que regrese jamás el crimen organizado y el segundo, fortalecer los lazos familiares.

Antes de concluir, hizo una promesa más, una más de las mil que realizó en todo la entidad: traer a los Ángeles Azules para festejar la victoria. “Va a ser el único azul que quede en el estado, un color que no nos gusta”, expresó.

 

Vamos a la cabeza: Anaya. “Vamos seis puntos arriba en las encuestas”, aseguró el abanderado panista, Guillermo Anaya Llamas, a un grupo de mujeres en la ciudad de Sabinas, ante quienes dio por hecho que será el ganador el domingo 4 de junio, aunque no dio cifras de los sondeos.

El nominado de la “Alianza Ciudadana por Coahuila”, quien por segunda vez busca ser gobernador, festejó por anticipado al dar por hecho que será el triunfador y prometió pavimentación, agua potable y drenaje para ese municipio de la región Carbonífera.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS