Ruso sale del hospital; lo ingresan a cárcel de Cancún

Autoridades no le realizaron pruebas para determinar su estado de salud mental
El ciudadano de origen ruso sufre de inmovilización en el lado derecho de su cuerpo y sólo tiene 25% de fuerza en el lado izquierdo. Aleksei fue agredido por pobladores de Cancún debido a sus comentarios racistas (CORTESÍA)
30/05/2017
01:21
Adriana Varillas / corresponsal
Cancún
-A +A

[email protected]

Sin un estudio que esclarezca si el ciudadano Aleksei Makeev, de origen ruso, padece o no un problema de salud mental, el Hospital General Jesús Kumate lo dio de alta ayer para proceder a su traslado a la cárcel municipal de esta ciudad.

Fue acusado del homicidio de Eduardo Rodríguez, el joven de 20 años que entró a su domicilio con la intención de lincharlo, junto con otros pobladores, el 19 de mayo pasado.

Antes de conducirlo a la prisión, policías ministeriales lo condujeron a la fiscalía general para que se le cumplimentara la orden de aprehensión y se le valorara médicamente.

Makeev abandonó el hospital a bordo de una silla de ruedas y con 25% de capacidad de fuerza del lado derecho del cuerpo e inmovilización del lado izquierdo, fruto de los golpes y pedradas que recibió aquella noche, cuando una multitud se aglomeró en una colonia popular de la ciudad para cobrarle los insultos y su discurso de odio proferido en contra de mujeres, infantes, adultos mayores y discapacitados.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el director de la clínica, Ignacio Bermúdez, precisó que el ciudadano extranjero fue dado de alta a las 14:00 horas, lúcido, consciente y en calma.

Indicó que durante su estancia mostró un comportamiento emocional orientado y pasivo, sin riesgo para el personal médico.

A pregunta expresa, respondió que, de acuerdo con la observación de su conducta, el área de siquiatría consideró que no requería de medicarlo para controlarlo; aceptó que no se profundizó en determinar si padece algún trastorno mental que le impidiese razonar sus actos.

“Tengo entendido que esos peritajes siquiátricos tal vez se los hagan en la fiscalía o en la cárcel. Nosotros no podíamos mantenerlo aquí porque su tratamiento de recuperación será muy largo, de meses, y no se puede quedar aquí [en el hospital]”, argumentó.

En Quintana Roo, pese a enfrentar una honda problemática emocional —que se traduce en adicciones, suicidios y violencia en sus diferentes modalidades— carece de una institución pública que brinde atención a la salud mental de la población.

Las personas que padecen algún trastorno evidente son canalizadas al siquiátrico localizado en Mérida, Yucatán.

En este caso, Bermúdez señaló que si los estudios que se le practiquen a Makeev arrojan que padece alguna alteración mental podría ser trasladado al estado vecino.

La semana pasada, el fiscal general, Miguel Ángel Pech, comentó que compete a la defensa del ciudadano ruso acreditar su estado mental. Lo anterior, podría representar una violación al principio de inocencia de Makeev, pues la institución tendría que probar que estuvo cuerdo al momento de asesinar al joven de 20 años.

La cónsul de Rusia en Cancún, Armina Wolpert, declaró que fue asistido por un traductor para conocer sus derechos. Dijo que toda la información deberá ser expuesta por las autoridades mexicanas y no respondió si le fue acreditado el estado mental de Aleksei.

El director de la cárcel, Fermín Cortés, declaró que las medidas de seguridad para Makeev serán “igual que para todos los demás; eso está a mi criterio, a ver en qué área lo pongo y, básicamente, mi misión principal es salvaguardar que no le pase nada; yo no voy a permitir situaciones como las que hubo aquí afuera en la ciudad, las cuales se permitieron indebidamente”. Añadió que en la prisión existe un paciente con problemas siquiátricos “que realmente no debería estar acá”.

El fiscal Pech Cen adelantó que la seguridad de Aleksei Makeev aumentará para garantizar su estabilidad y salvaguarda.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS