Enfermera en huelga de hambre en Chiapas rechaza atención médica

María de Jesús Espinosa de los Santos, una de las voceras del movimiento, informó que Gabriela Mayanin López, de 40 años, es una de las más delicadas de salud pero “insiste en mantener el ayuno y no recibir atención médica hospitalaria”
Enfermera Gabriela Mayanin López Cruz, de 40 años, una de las más delicadas de salud (Foto: Cortesía)
17/05/2017
16:35
Oscar Gutiérrez / Corresponsal
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas
-A +A

Enfermeras en huelga de hambre del hospital “Rafael Pascacio Gamboa” en Tuxtla Gutiérrez, rechazaron el ofrecimiento de atención médica, pese a las complicaciones de salud que padecen tras 17 días de ayuno, informó María de Jesús Espinosa de los Santos, una de las voceras del movimiento.

La trabajadora de salud indicó que este miércoles se reportó a Gabriela Mayanin López Cruz, de 40 años, como una de las más delicadas de salud y en riesgo por un cuadro clínico creciente de complicaciones metabólicas que la colocan en “un pronóstico malo a mediano plazo”.

Por la falta de alimentos, la ayunante padece baja presión arterial, bradicardia (latidos cardíacos lentos) debilidad y fatiga extrema, retortijones, dolores articulares, deshidratación, náuseas, distensión abdominal, palidez generalizada y mucosa oral seca.

Espinosa de los Santos indicó que esta tarde permanecen a la expectativa de los resultados de los análisis de laboratorio, aunque Gabriela Mayanin “insiste en mantener el ayuno y no recibir atención médica hospitalaria”.

En la huelga de hambre se encuentran además María Cielo Gramajo Cundapí, quien resiente el llamado “síndrome de desgaste” y permanece aislada en una casa de campaña adjunta para no exponerla a la intemperie, dado los riesgos por debilidad extrema y deterioro inmunológico.

Las otras ayunantes, también con “síndrome de desgaste” son: Verónica Zenteno Pérez, Rosy Eroyda Pérez Lázaro, Nelly Ivonne Castillo Esobar, Claudia Liseth Martínez Camacho, Emma Escobar López y Elisabeth Hernández Pereira, ésta última de la sociedad civil organizada involucrada en respaldo al movimiento de las inconformes.

El “síndrome de desgaste” se refleja con dolores permanentes gástricos y de cabeza, pérdida de equilibrio, de peso corporal, y también con padecimientos articulares (calambres), reflujo esofágico y nauseas.

A esas dolencias y malestares se agregan las diarreas, cansancio extremo, dolor ocular, hiper sensibilidad a la luz solar, visión borrosa y neuritis (inflamación de nervios y vasos sanguíneos), detalló Espinosa de los Santos.

El gobierno de Chiapas, a través del secretario general de Gobierno, expresó su preocupación por el ayuno de las enfermeras y reiteró el ofrecimiento de atención médica especializada a las inconformes en hospitales del estado o en la Ciudad de México.

En un comunicado se informó que durante un encuentro realizado anoche entre el funcionario estatal y los representantes de las enfermeras, se reiteró que la autoridad cumple las demandas, como la reinstalación de 15 personas.

Y aunque no se requiere un documento para acreditar, se les entregará una carta “para su total tranquilidad”, pues la Secretaría de Salud presentó el desistimiento ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, indicó.

El pago por viviendas ya fue realizado, mientras que los adeudos con financieras y aseguradoras fueron sujetos a convenios “para eliminar cualquier obligación de los trabajadores. Asimismo, con las aseguradoras, las pólizas están activas y el abasto de medicamentos e insumos médicos se cumple gradualmente”.

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS