Yucatecos se oponen a “mini casas” de interés social

El Consejo Municipal de Desarrollo Urbano busca reducir habitaciones; no se podrían colocar ni las hamacas, se quejan los opositores
Fotos: Cuauhtémoc Moreno
11/05/2017
20:26
Yazmín Rodríguez / Corresponsal
Yucatán.
-A +A

Con el argumento de cubrir requerimientos y normas establecidas por el Gobierno Federal, el Consejo Municipal de Desarrollo Urbano, integrado por constructores, vivienderos, empresarios y autoridades municipales de la localidad, propuso reducir de 12.25 m2 a 9.72 m2 el espacio de cada una de las habitaciones de las viviendas de interés social en la ciudad de Mérida, situación que ocasionó protestas e inconformidades de regidores, senadores y arquitectos, pues esa reducción rompería, incluso, el estilo de vida local.

En espacios tan reducidos no se podría colocar las tradicionales hamacas en las que suelen descansar las familias yucatecas.

Ante dicha propuesta, regidores, especialistas y hasta organismos empresariales se han pronunciaron en contra, pues iría en contra no sólo de las costumbres de amplitud y comodidad a la que tienen derecho los yucatecos, sino por las condiciones geográficas y climáticas en la región, intenso calor y humedad, lo que harían incómodos este tipo de inmuebles.

El ex presidente del Colegio Yucateco de Arquitectos, Antonio Peniche Gallareta, sostuvo que la propuesta de modificar los espacios tiene muchos riesgos y por ejemplo impactaría en la reducción de la superficie de construcción, pues dijo, la sala y el comedor también se pretenden reducir. “No sé lo que estaban pensando los que elaboraron esta propuesta”, expresó en tono enérgico.

Ejemplificó: “Imaginémonos que al reducir de 90 centímetros el ancho de un pasillo a 75 centímetros en una vivienda unifamiliar, no quedaría espacio para que pueda pasar una silla de ruedas, ni tampoco podría caminar una persona con obesidad. También se pretende que las habitaciones no tengan una ventilación natural apropiada. Con las altas temperaturas que tenemos en Mérida, esto sería terrible. Además, dijo que los yucatecos siempre han habitado predios amplios, ya que es parte de su cultura y tradiciones, además de que las condiciones geográficas y el calor así lo demandan.

“Reducir los espacios en Mérida u otro municipio de Yucatán, es condenar a los moradores de la vivienda a sufrir intenso calor e incomodidad”, afirmó Araujo Lara y por ello confió en que el cabildo de Mérida integrado por 19 regidores no apruebe esa propuesta. 

Polémica propuesta

La propuesta presentada por el Consejo Municipal de Desarrollo Urbano en Mérida consiste en que los cuartos de casas de interés social se reduzcan más de 2.5 m2, pues argumentan que el gobierno federal exige que estas construcciones económicas se realicen con al menos dos habitaciones para garantizar un vivienda digna; pero para lograrlo, afirman constructores, vivienderos y empresarios que conforman el consejo, tendrían que reducirse esos espacios en cada una de las habitaciones, y en general de todos los espacios de la misma vivienda, debido a los costos.

La delegación de la Cámara Nacional de Vivienda (Canadevi,) declaró que es imposible adaptarse al requerimiento de las dos habitaciones, ya que actualmente el Reglamento de Construcción de Mérida indica que la superficie por cuarto-habitación debe ser de 12.25 m2 por un precio de venta de 312 mil pesos, por lo que se ha propuesto la disminución de los mismos. Con la reducción propuesta por el Consejo de Desarrollo Urbano, que está sujeta a aprobación por parte del cabildo del Ayuntamiento de Mérida, los cuartos de cada vivienda pasarían de 3.25 metros por lado a sólo 3 metros, por lo que cada habitación mediría 9.72 m2.

La propuesta, respaldada por Cámara Nacional de la Vivienda (Canadevi), busca ajustarse a las políticas emitidas en todo el país por la Comisión Nacional de Vivienda (CONAVI) que exige en el artículo 4to de la Ley de Vivienda que las casas de interés social cuenten “como mínimo con un baño, cocina, estancia-comedor, y dos recamaras de conformidad con las características y condiciones mínimas necesarias que establezcan las leyes y las normas oficiales mexicanas”.

De acuerdo con la Canadevi, con las dimensiones que tiene en la actualidad el Reglamento de Construcción de Mérida es imposible construir dos cuartos de 12.25m2 por un precio de venta de 312 mil pesos. Y si no se garantiza que cada casa tenga dos habitaciones, los constructores no podrán acceder a los subsidios para las obras.

Al respecto, el regidor panista y coordinador de los ediles en el Ayuntamiento de Mérida, Mauricio Díaz Montalvo, consideró que no es factible que proceda —al menos en Yucatán y Mérida— la propuesta de reducción de las habitaciones. Mientras que grupos de colegios de Psicólogos, Antropólogos, y de la Cámara de Comercio, entre otros, se han opuesto porque, señalan, “seguramente es algo que no gustará a la población de Yucatán”.

Sobre el tema, la Senadora de Yucatán y miembro de la Comisión de Desarrollo Urbano en el Senado de la República, Angélica Araujo Lara, declaró a EL UNIVERSAL que “es un tema que se viene discutiendo en medio de posturas diferentes, pero recalcó que se tienen que analizar detenidamente varios aspectos, no sólo las dimensiones, sino también las condiciones meteorológicas de Yucatán, antes de pensar en reducir los tamaños de cada habitación”. “Lo importante es brindar a los ciudadanos espacios más amplios y multifuncionales, no reducirlos”, expresó la legisladora.

Araujo Lara declaró que estándares como los que propone ese Consejo de Desarrollo Urbano Municipal, han caído negativamente, porque ven a la población “de manera industrializada”, por lo que se tiene que innovar y responder a temas de diseño arquitectónicos. “La propuesta más sencilla siempre es reducir las dimensiones de los cuartos, pero eso es caer en lo tradicional, y sabemos que la sociedad lo rechaza, y no está acorde a ese tipo de parámetros”, indicó la senadora.

Dijo que hay que profundizar en este proyecto, “innovar y revolucionar, no sólo disminuir el tamaño” de las recámaras. Señaló que si se toma en cuenta lo que sufren las personas en estas casas con las condiciones climatológicas, presentarían mejores propuestas, respetando los montos de los créditos para las familias de escasos recursos.

En tanto, el presidente de la Asociación Mexicana de la Industria de la Construcción en Yucatán, Carlos Ramírez Aguilar, opinó que es importante que las autoridades consideren estas propuestas antes de tomar decisiones que podrían impactar en la calidad de vida de miles de personas que requieren de una vivienda.

Como respuesta a las críticas que ha recibido la propuesta, Armando Valencia Castillo, presidente de la Canadevi ha reconocido en medios locales que el organismo solicitó la modificación y que de no aprobarse la reducción a 9.75 m2, la Canadevi no podrá construir casas del mismo tamaño de las actuales con dos recámaras, pues económicamente es inviable. Además, agregó que de lo contrario “no se podrá realizar vivienda económica en Mérida” por lo que los subsidios podrían llevarse a municipios como Kanasín y Umán donde no hay restricciones del tamaño de las casas y “se pueden construir casas más pequeñas para personas con salarios bajos”. o

Aunque no hay fecha para la discusión de la propuesta, para que proceda el cabildo de 19 regidores del Ayuntamiento de Mérida, a cargo del panista Mauricio Vila Dosal, tendría que cambiar el Reglamento de Construcción; además, el Congreso del Estado, deberá legislar y cambiar la actual Ley de Fraccionamientos del Estado, situación que se antoja difícil de aprobar en ambos casos. A nivel nacional, la Conavi acepta habitaciones de hasta 7.29 m2.

cev

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS