Identifican a dos chiapanecos de fosas de Tetelcingo

Los dos hermanos fueron identificados tras confrontar su perfil genético; para el 19 de abril sus restos serán exhumados y devueltos a sus familiares tras cinco años de estar desaparecidos
09/04/2017
17:20
Justino Miranda / Corresponsal
Cuautla, Morelos
-A +A

Dos hermanos oriundos de Chiapas, encontrados muertos en Jantetelco e inhumados en las fosas irregulares de Tetelcingo, fueron identificados tras confrontar su perfil genético y lograr una coincidencia por lo que el próximo 19 de abril sus restos serán exhumados y devueltos a sus familiares, tras cinco años de estar reportados como desaparecidos.

El 20 de julio de 2012, los hermanos Andrés y Mauricio, de 30 y 27 años de edad respectivamente, salieron de su natal Jitotol, Chiapas, informó la Fiscalía General del Estado de Morelos; cinco días después, sus familiares se comunicaron por última vez con ellos quienes, por separado, uno comentó estar en el estado de Oaxaca y otro en Puebla, presuntamente por la adquisición de ropa.

Al no tener más comunicación con ellos, sus familiares los reportaron como desaparecidos.

La mañana del 26 de julio de ese año, los cuerpos de dos hombres fueron localizados en la autopista siglo XXI, a la altura del paraje denominado “La Piedra del Juramento” frente al rancho Los Cazahuates, en el municipio de Jantetelco, colindante al estado de Puebla y a casi mil kilómetros de distancia de su lugar de origen.

Los cuerpos de los hermanos fueron encontrados atados de pies y manos, envueltos en colchonetas amarradas. La entonces Procuraduría General de Justicia de Morelos no reveló entonces las causas de muerte de las víctimas, ni edad ni identidad.

Sólo fue publicado que uno de ellos vestía una camisa color amarillo, calcetines color negro, pantalón de vestir negro y sin calzado, la segunda víctima llevaba sólo un pantalón de mezclilla color azul. Se abrió entonces la carpeta de investigación JA-UIDD-A/327/2012.

El doble homicidio se registró a tan sólo dos semanas de que Graco Ramírez recibió la constancia de mayoría como gobernador electo de Morelos por el entonces Instituto Estatal Electoral.

Los cuerpos de Andrés y Mauricio permanecieron en calidad de desconocidos en los frigoríficos del Servicio Médico Forense hasta el 28 de marzo de 2014, cuando fueron inhumados con 117 cuerpos más en Tetelcingo, Cuautla, algunos de ellos a pesar de estar plenamente identificados por sus familiares como el caso emblemático del comerciante Oliver Wenceslao Navarrete Hernández, privado de su libertad y asesinado a mediados de 2013.

La familia de Oliver emprendió una lucha legal para recuperar sus restos y las fosas irregulares de Tetelcingo fueron abiertas para exhumar los cuerpos de Oliver y de una maestra, presunta víctima de secuestro, diligencia que reveló la carencia de protocolos y las reiteradas violaciones a la Ley de Inhumaciones cometidas por la propia autoridad en la materia.

En mayo de 2016, las fosas fueron reabiertas y se exhumaron los cuerpos de 117 personas que fueron llevados al Panteón Jardines del Recuerdo, en Cuautla, una vez que se les realizó la necropsia a las víctimas que carecían de ella así como carpetas de investigación y la toma de muestras genéticas para obtener un perfil y realizar la confronta con la base de datos de la Procuraduría General de la República.

Lo anterior fue informado por la fiscal de Apoyo a Víctimas y Representación Social, Norma Angélica Toledo Camacho, quien refirió que los restos de los hermanos serán exhumados el próximo 19 de abril.

Con los hermanos Andrés y Mauricio, son seis cuerpos entregados desde su re-inhumación, que en su mayoría fueron víctimas de la inseguridad en la entidad.

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS