"No va a pasar nada", dijo el empresario antes de ser asesinado

Debido a órdenes del empresario de mantener lejos a la policía y a su gente de apoyo, no se pudo evitar el atentado en la Feria de Cuernavaca 2017
07/04/2017
04:00
Justino Miranda / Corresponsal
CUERNAVACA, Mor.
-A +A

“No va a pasar nada. Ordena a la policía hasta atrás y también a la gente de apoyo. Esto va a ser una fiesta”, dijo el empresario Juan Manuel García, organizador de la Feria de Cuernavaca 2017, a su cuerpo de auxiliares antes de ser asesinado durante la cabalgata tradicional que se realiza la víspera de los festejos.

Su orden se cumplió por lo que la Policía Montada, sus ayudantes y una ambulancia se colocaron en la parte posterior, por eso no pudieron impedir el ataque del pistolero.

García Bejarano, Director de la empresa GB, y los jinetes se concentraron frente a la zona arqueológica de Teopanzolco para iniciar su recorrido hacia la avenida Plan de Ayala, una de las principales arterias viales de Cuernavaca, y de ahí cabalgar hasta el hospital del IMSS, situado en el entronque con el Paso Exprés.

Sin embargo, al llegar al crucero de la avenida Teopanzolco con Plan de Ayala, un hombre caminó hacia el empresario y accionó su arma por lo menos en cinco ocasiones.

Al frente del grupo de jinetes iba Juan Manuel, conocido como “El Güero”, le acompañaba a uno de sus costados el regidor de Cuernavaca, Rafael Domínguez y atrás de montaba el diputado federal de Nueva Alianza, Ángel García Yáñez.

Eran alrededor de las 19:00 horas cuando el autor material caminó entre los caballos, llegó por el lado derecho del empresario y le dio vuelta al equino para colocarse del lado izquierdo de la víctima.

En esa posición sacó una pistola escuadra y disparó al “Güero” por lo menos en cinco ocasiones. Dos balazos fueron letales. Uno entró por las costillas y el otro abajo del pectoral, narraron los testigos.

Otros balazos se alojaron en un hombro, una mano y otro más fue un rozón, según testimonios de los jinetes que participaron en la cabalgata.

El padre del empresario, Jesús García había decidido adelantarse unos metros y colocar su camioneta a un lado de la acera para admirar la cabalgata. “Vamos a disfrutar la fiesta del ‘Güero’, desde aquí lo vemos pasar”, le comentó a su chofer.

Pero cuando escuchó las detonaciones ordenó al conductor de la camioneta acelerar la marcha para trasladarse al sitio del atentado. Estaban en sentido contrario por lo que atravesaron el camellón central.

La detonación provocó el alboroto de los jinetes que de inmediato acudieron al auxilio del empresario mientras el pistolero caminaba en sentido contrario para evadirse.

Dicen que una motocicleta que circulaba al lado de la cabalgata, en la parte de atrás, golpeó accidentalmente al presunto autor material lo que provocó que cayera el arma y entonces lo detuvieron para después entregarlo a los elementos de la Policía de Mando Único que custodiaba el espectáculo.

La ambulancia que custodiaba el evento levantó el cuerpo y después se subió Jesús García para acompañar el traslado de su hijo al hospital del IMSS, situado a menos de un kilómetro.

Quienes atestiguaron los hechos dicen que el joven ya iba muerto. Su cuerpo fue llevado al Servicio Medico Forense y al filo de las 01:40 horas arribó a la funeraria Hispano Mexicana de Cuernavaca donde será velado y, de acuerdo con versiones extraoficiales, será cremado.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS