Instituto Estatal de las Mujeres denuncia abusos en NL

Trabajadoras aseguran que se les deben sueldos y reciben amenazas
El organismo, a cargo de Yamilett Orduña, atiende casos de abuso hacia la mujer. El estado cuenta con Alerta de Violencia de Género en al menos cinco municipios (TOMADA DE FACEBOOK)
05/04/2017
01:41
David Carrizales / Corresponsal
Monterrey.
-A +A

Trabajadoras del Instituto Estatal de las Mujeres denunciaron que son víctimas de acoso laboral con amenazas de despido, en constante abuso sicológico y económico, y sin recibir un sueldo ya devengado.

Unas 100 sicólogas, abogadas y trabajadoras sociales, que paradójicamente fueron contratadas para auxiliar a las mujeres dijeron a EL UNIVERSAL que “es tal la situación de estrés, temor y necesidad económica, que en una de esas terminaremos por pedir apoyo a quienes acuden a buscarnos”.

Las denunciantes informaron que el pasado 7 de febrero 120 profesionistas fueron empleadas para resolver los problemas de violencia de género que ha padecido la entidad durante los últimos años, y que ocasionó que el pasado 18 de noviembre se emitiera una Alerta de Violencia de Género para el estado, principalmente para los municipios de Apodaca, Cadereyta, García, Juárez y Monterrey por parte del Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia para las Mujeres.

Se les asignó un lugar sin las condiciones indispensables para desarrollar su labor, pues carecen de mesas y sillas suficientes. “No hay ni agua para las usuarias que acuden por apoyo”, acusaron.

“Estamos todas amontonadas, sometidas a mucha presión para realizar el trabajo; hay quien tiene tres o cuatro hijos, sin saber cómo hará para alimentarlos, pero eso sí, tenemos que poner cara amable y dar la mejor atención posible a las víctimas que piden apoyo”, comentaron las quejosas.

Citaron que el primer pago a sus servicios lo recibieron el 27 de febrero. Pensaron que el pago de marzo lo recibirían el 31 del mismo mes, aunque hasta ayer seguían sin recibir su salario y estaban a la espera de firmar el siguiente contrato.

En su desesperación, empezaron a denunciar este hecho ante medios locales, pero como respuesta recibieron amenazas de la gente afín a la presidenta del organismo, que señalaron: “Vamos a saber quién fue”.

Además, aseguraron que las amenazan con despedir a cualquiera que se queje públicamente.

Se pretendió obtener la versión de la presidenta del Instituto, Yamilett Orduña, pero no atendió a la llamada telefónica.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS