Burlan la justicia tres ex funcionarios estatales

Eduardo Bailey, Pedro Morales y Jorge Domene son perseguidos; fueron directores del Isssteleón y uno ex vocero de Comunicación
Investigación. Pedro Morales Somohano está acusado de los delitos de peculado y ejercicio indebido de funciones en el Isssteleón. / Lapso. A Jorge Domene se le acusa de presuntas irregularidades cometidas en el periodo de 2012 a 2015. (Archivo. EL UNIVER)
30/04/2017
01:16
David Carrizales / Corresponsal
Monterrey
-A +A

[email protected]

A la justicia de Nuevo León se le escabulleron tres ex funcionarios estatales con órdenes de aprehensión; Eduardo Bailey Elizondo y Pedro Morales Somohano, ex directores del Isssteleón, durante el gobierno de José Natividad González Parás, y Jorge Domene Zambrano, ex vocero y de Comunicación Social en el gobierno de Rodrigo Medina de la Cruz.

Eduardo Bailey Elizondo y Pedro Morales Somohano son acusados de delitos de peculado y ejercicio indebido de funciones, al confirmarse un quebranto financiero por 359 millones de pesos al Instituto de Seguridad Social y Servicios para los Trabajadores del Estado de Nuevo León (Isssteleón) en 2007. Ambos priístas eran directores de esa institución.

A Jorge Domene se le acusa de presuntas irregularidades cometidas cuando fungió como coordinador de Comunicación Social (2012-2015).

El pasado viernes, Eduardo Bailey fue detenido en Durango, donde era delegado de la SCT. Tras su detención dijo tener problemas de salud y fue trasladado a una clínica, de donde huyó vistiendo sólo una bata del lugar.

Sobre el caso, el vocero de seguridad y para casos relevantes de corrupción del gobierno del estado, Aldo Fasci Zuazua, argumentó: “Fue en Durango no en Nuevo León, con la colaboración de [agentes de] Durango, no de Nuevo León, y a los que se les fugó fue a los de Durango, no a los de Nuevo León, con la ayuda del PRI, no de Nuevo León, para que quede claro”.

Además —dijo—, a los agentes ministeriales de Nuevo León no los dejaron subir al piso donde estaba siendo atendido. “No quiero ponerle adjetivos a lo que sucedió, que la gente juzgue”, señaló Fasci al reiterar que los policías de esta entidad no tienen jurisdicción en otros estados, y cualquier cosa que hubieran hecho sería ilegal, por lo cual no hay alguna investigación en su contra.

El vocero comentó que hasta la tarde de este sábado, la fiscalía de Durango no había dado una respuesta por escrito al reclamo sobre la fuga del funcionario. Sin embargo, la dependencia expuso mediante un comunicado que Bailey Elizondo “se encuentra en libertad debido a que no se dio cumplimiento al procedimiento jurídico-administrativo establecido en el Convenio de Colaboración celebrado por la Procuraduría General de la República, la Procuraduría General de Justicia Militar, y las procuradurías y fiscalías Generales de Justicia de las entidades federativas”.

Agregó que los agentes de la procuraduría de Nuevo León se presentaron con una solicitud de colaboración para dar cumplimiento a la orden de aprehensión y en ese proceso, el requerido presentó una complicación en su estado de salud, lo que obligó a los elementos de ambas corporaciones a trasladarlo a un hospital.

En este lugar se presentaron los defensores particulares, y en presencia de representantes de Derechos Humanos, sus abogados cuestionaron la condición jurídica de su representado, “y no se le pudo retener porque no cumplía con la calidad de detenido, por lo que la persona en mención optó por abandonar el nosocomio, aun cuando en el lugar se encontraban los agentes de Nuevo León y Durango”.

 

Los otros dos fallos. Aldo Fasci dijo que el mismo viernes se giraron otras dos órdenes de aprehensión; Pedro Morales fue buscado en su domicilio de San Pedro Garza García, pero no fue localizado. Y no fue posible detener a Jorge Domene, porque presentó una suspensión de amparo, concedida por la juez quinto de distrito, Beatriz Joaquina Jaimes Ramos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS