“No podemos ocultarnos en una doble moral”, decía Édgar Veytia

Foto: Especial
03/04/2017
01:01
Raúl Torres / Corresponsal
-A +A

Un mes y medio antes de ser detenido en California, Estados Unidos, acusado de traficar drogas, el entonces fiscal Édgar Veytia platicó con EL UNIVERSAL sobre la seguridad y la supuesta forma en que se debía combatir el narcotráfico: “Si las adicciones son un problema de salud, ¿por qué quieren que las combata con una pistola?”.

Abundó que sólo con “voluntad” se lograron bajar los índices delictivos y mejorar la percepción de seguridad en Nayarit:

“La estrategia se llama voluntad; yo tengo la voluntad de perder mi vida con tal de cumplir el papel que se me dio de fiscal, eso es lo que deberían hacer todos los fiscales del país. (…) de los cinco años que llevamos, nos aventamos dos y medio luchando frontalmente con más de mil 500 elementos con el rosto cubierto para lograr esta armonía, del lugar 30 pasamos al 2 en seguridad, hemos evolucionado y tenemos una policía de proximidad que no tiene el rostro cubierto, pero no dejamos de lado el grupo de reacción”.

¿Cómo se transmite esa voluntad a policías que ganan $8 mil?

—El día de hoy agarramos un grupo selecto y el gobernador les dio una casa que van a pagar con la voluntad de servir, sin un peso, y se les dio un bono de aumento de sueldo, no lo que se quiere, pero lo que se ha podido. Debe haber salarios homologados a nivel nacional.

¿Propondría legalizar las drogas en Nayarit?

—La adicción es una enfermedad. No me gusta el enfoque que le ha dado la Federación, cuando la ONU ha dicho que es una enfermedad; hay que darle ese enfoque, no uno criminal. Mejor centros de rehabilitación que penitenciarios. Ya me cansé de castigar al hombre y prefiero educar a los niños. Yo patrocino dos centros de rehabilitación. Cuando alguien sabe que tiene el problema, tiene 90% solucionado, el otro 10% es voluntad. Tengo 10 años dedicado a esto, tengo mil historias, muchas de terror, pero no conocen que yo patrocino a los niños del futbol, que aporto toneladas de azúcar para la gente de la sierra, porque yo creo que la necesidad hace al delincuente.

¿Pero, se puede legislar en Nayarit para despenalizar las drogas?

—Es que debe. Yo estoy muy enfocado a lo que es el narcotráfico y el narcomenudeo; el narcotráfico es consecuencia del narcomenudeo, no a la inversa, porque tu llevas piñas a donde te compran piñas, entonces el mercado exige. El narcomenudeo, si tiene dinero, manda a pedir lo que ocupa, cueste lo que cueste, porque hay quien lo paga. ¿Y si le paras el flujo de dinero al narcomenudeo? ¿Cómo?, ¿Pidiendo exámenes toxicológicos en las universidades. ¿Por qué no pedirlo?, ¿Por qué no hacerle uno a un oficinista o a un trabajador del estado?

Lo van a acusar de violar los derechos humanos...

—Lo que tú quieras, pero que sepan que los que se ocultan es por algo; dicen que para los limpios ni jabón se ocupa. Hay que señalar al mal ciudadano. No podemos ocultarnos en una doble moral que está devastando las entrañas del país.

¿Teme que en la siguiente elección pueda haber candidatos involucrados con el narco?

—Pidiendo toxicológicos, carta de recomendación y el aval de la sociedad se puede evitar. La SEIDO (Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada) hace un barrido sobre un posible vínculo.

En 2020 termina su periodo de siete años y tiene derecho a que el Congreso lo ratifique por 9 más. ¿Se ve en la fiscalía?

—Quiero dejarla ya. Mañana, si por mi fuera, quisiera obtener mi libertad; he perdido tranquilidad, he perdido muchas cosas en este camino.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS