De tesoros naturales a basureros locales

En al menos 10 cenotes de Yucatán las autoridades han extraído entre mil 400 y 3 mil kilogramos de desechos
Seis buzos de la Expedición Grosjean y de la agrupación Ecología Subacuática de Yucatán realizaron tareas de limpieza en el cenote Xpakay. (FOTOS: CUAUHTÉMOC MORENO. EL UNIVERSAL)
25/04/2017
02:30
Yazmín Rodríguez / Corresponsal
Tekit, Yucatán
-A +A

[email protected]

Tekit, Yucatán

Dependencias del medioambiente a nivel federal y estatal y agrupaciones civiles han logrado extraer entre mil 400 y 3 mil kilogramos de basura y desperdicios en por lo menos 10 cenotes de Yucatán en los últimos seis meses, con el apoyo de estudiantes de escuelas públicas.

En este municipio enclavado al sur del estado, la Semarnat, la Expedición Grosjean y la agrupación Ecología Subacuática de Yucatán realizaron tareas de limpieza y recolección de desperdicios en el cenote Xpakay, ubicado en este municipio de apenas 4 mil 500 habitantes. Seis buzos se dieron a la tarea de recolectar basura y cacharros en el fondo de esas cavidades, en tanto jóvenes de escuelas particulares colaboraron en la recolección de papeles, bolsas y plásticos, entre otros.

Es lamentable el abandono y descuido de los cenotes en donde las mismas comunidades mayas no tienen consciencia, ni interés por preservarlo.

“Pareciera que a la gente le vale madre como estén estos invaluables recursos naturales”, comenta el coordinador de la Expedición Grosjean, Sergio Grosjean Abimerhi.

El buzo y espeleólogo convocó a empresas y particulares a colaborar en la tarea de limpieza acuática de los cenotes. Y también a alcaldes, comisarios municipales y ejidales para que participen en la limpieza y la creación de responsables que eviten que a futuro esas cavidades vuelvan a convertirse en basureros. Grosjean inició las primeras labores en el cenote Xpakay. Solamente en este lugar, se calculó, lograron sacar alrededor de 700 kilos.

“Es increíble ir sacando todo tipo de cosas de las profundidades de los cenotes y sus alrededores como llantas, toallas femeninas, latas, botellas de plástico y vidrios, estructuras metálicas de ventanas, cubos, zapatos viejos, ropa deshilachada, bolsas con cáscaras, entre otros. Toda una gama de desperdicios y basura que la misma comunidad permite que se tiren a los cenotes como si fueran basureros públicos”, precisó Grosjean.

De acuerdo con el atlas que está elaborando la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma), en Yucatán existen 2 mil 800 de estas cavidades, de las cuales entre 15% y 20% se encuentran abandonadas, sucias, llenas de cacharros de todo tipo; además son víctimas constantes del saqueo, puesto que en sus profundidades hay bellezas naturales y arqueológicas.

Grosjean Abimerhi, coordinador de la expedición que lleva su nombre, manifestó que ningún recurso es suficiente para limpiar y mantener en buen estado a la inmensa mayoría de los cenotes que están diseminados en diferentes puntos de la geografía de Yucatán y, por ello, han convocado a empresas particulares, como Bepensa, para que colaboren con recursos para ir abatiendo el problema.

En otros cenotes de Yucatán, como el de Yaxcabá, de Tecoh, de Noc Ac y Dzityá se reunieron cerca de 600 kilogramos de basura, lo que revela la inconsciencia de pobladores y visitantes que abandonan todo tipo de prendas y cacharros en el lugar.

Grosjean Abimerhi sostuvo que fue a partir de este año que decidieron con apoyo de empresas particulares, el gobierno estatal y federal incorporar a niños y jóvenes de escuelas primarias y secundarias en las tareas de limpieza de los cenotes.

La península de Yucatán es la única región en donde existen cientos de cenotes que son recursos naturales únicos y que deberían ser valorados en toda su magnitud, afirmó el espeleólogo y buzo. El delegado de Semarnat, Jorge Carlos Berlín Montero, informó a EL UNIVERSAL que el año pasado lograron limpiar y recolectar basura en 24 cenotes de todo el estado.

Reconoció que la mayoría de los cenotes ubicados en comunidades mayas lucen abandonados y pareciera que a la gente no le importa. “Por eso debemos crear conciencia en todos los niveles, desde las comunidades mayas, hasta los jóvenes escolares, los profesionistas, empresarios, gobierno y sociedad en su conjunto”, expresó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS