Acapulco ya tiene macrotúnel, el más grande del país

Conectará a Zona Dorada con Diamante en 3 minutos; puede resistir temblores superiores a 8 grados
El macrotúnel consta de 3.2 kilómetros bajo tierra y su carpeta de rodamiento total es de 3.6 kilómetros. Cuenta con tres carriles, uno de ellos es reversible (NOTIMEX)
18/04/2017
04:20
Arturo de Dios Palma
Chilpancingo.
-A +A

[email protected]

Después de dos años de retraso, ayer fue puesto en marcha el Macrotúnel de Acapulco que conectará a la Zona Dorada del puerto con la Diamante en sólo tres minutos, con lo que los automovilistas se ahorran más de una hora y media de camino.

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, y el gobernador, Héctor Astudillo Flores, inauguraron el túnel más grande que se ha construido en el país.

El túnel comenzará en la avenida Escénica, donde termina la Costera Miguel Alemán, y llegará al poblado del Cayaco. Además, dejará a los automovilistas en las cercanías del Aeropuerto Internacional.

La primera etapa de la obra correspondió al entronque Brisamar que conectará con el entronque Cayaco-Avenida Tecnológico (con una inversión de 2 mil 138 millones de peso), mientras que la segunda etapa es el viaducto elevado Cayaco-Diamante (850 millones de pesos de inversión).

El macrotúnel consta de 3.2 kilómetros bajo tierra y su carpeta de rodamiento total es de 3.6 kilómetros, desde sus conexiones en Joyas de Brisamar al Cayaco. Cuenta con tres carriles, uno de ellos reversible.

Esta obra, conocida también como la Escénica Alterna, se prevé que desplace al Maxitúnel que conecta a la ciudad con la autopista del Sol.

El túnel se construyó en una excavación de 493 mil 363 metros cúbicos y tuvo una inversión de 3 mil millones de pesos.

La construcción comenzó en 2013, durante el gobierno de Ángel Aguirre Rivero y se programó para que concluyera en dos años.

Sin embargo, problemas como huelgas de trabajadores, en 2014, y clausura ordenada por la Comisión Nacional del Agua (Conagua) provocaron el retraso de dos años.

El macrotúnel tendrá una captación de escurrimiento de agua; se entubará para suministrar agua potable de 30 litros por segundo a la parte alta de la colonia Icacos, además por él pasará la conducción de la línea hidráulica proveniente de Lomas de Chapultepec, uno de los proyectos de agua potable más importantes de Acapulco.

En su apertura, Ruiz Esparza, dijo que el macrotúnel contó con una inversión de 3 mil millones de pesos y afirmó que es la muestra del esfuerzo y la ingeniería de calidad del país.

Ruiz Esparza agregó que en el entronque Cayaco se utilizaron 364 toneladas de acero de refuerzo y 4 mil 970 metros cúbicos de concreto, mientras que el entronque Brisamar se construyó con mil 184 toneladas de placas de acero, 11 mil 24 metros cúbicos de concreto y 962 toneladas de acero de refuerzo.

En la apertura, Javier Taja Ramírez, director general de la Comisión de Infraestructura Carretera y Aeroportuaria del Gobierno del Estado (Cicaeg), explicó que el Macrotúnel cuenta con 72 cámaras de vigilancia, sistema contra incendios, 14 ventiladores, centro de control, entre otros equipos, pero lo más importante a destacar, declaró, es que no se registró ninguna pérdida humana.

El macrotúnel cuenta con todas las medidas de seguridad, incluso para resistir sismos superiores a 8 grados y es una obra de primer mundo para Acapulco.

El macrotúnel, según información del gobierno del estado,
será operado bajo un esquema de cuota similar al Maxitúnel que es administrado por Grupo ICA desde 1996.

El gobernador Héctor Astudillo informó que la megraobra de Acapulco tendrá un costo de 30 pesos de peaje.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS