Trabajadores de salud en Chiapas realizan quema de Judas

Afuera del hospital Rafael Pascacio, en Tuxtla Gutiérrez, se quemaron figuras para expresar su rechazo a las reformas estructurales del gobierno federal
15/04/2017
14:06
Oscar Gutiérrez / Corresponsal
Tuxtla Gutiérrez, Chis.
-A +A

Trabajadores de la Secretaría de Salud en Chiapas que mantienen un "plantón" afuera del hospital "Rafael Pascacio Gamboa" en Tuxtla Gutiérrez, quemaron varios Judas en repudio a las reformas estructurales y a las políticas públicas de salud.

Los inconformes prendieron fuego figurines con la forma del presidente Peña Nieto, el gobernador Manuel Velasco Coello, del secretario estatal de Salud, Francisco Ortega Farrera y del Julio César Díaz Selvas, dirigente de la Sección 50 del sindicato de Salud en la entidad.

Las imágenes alusivas a Judas Iscariote, representativa de la Semana Santa, fueron colocadas sobre unas tablas a pocos metros del plantón.

Límbano Domínguez, vocero e integrante de la mesas de negociaciones con el gobierno del estado, dijo que la representación y la quema de los judas expresan el repudio de los trabajadores de Salud a las reformas estructurales del gobierno federal y específicamente contra el proyecto privatizador de salud en el país.

En Chiapas, aseguró Domínguez, el gobierno y el sistema estatal de salud son los principales traidores del pueblo por el desabasto médico y de insumos en los hospitales, clínicas y casas de salud, así como por las retenciones y malversación de descuentos, prerrogativas, sueldos y puestos laborales de los trabajadores del sector.

El jueves, nueve enfermeras  del hospital "Rafael Pascacio Gamboa" levantaron la huelga de hambre que iniciaron el 3 de abril tras la firma de una minuta de acuerdo con el gobierno estatal, a través del cual se estableció el pago de descuentos retenidos, reinstalación en sus puestos de trabajo y abasto de medicamentos e insumos.

Sin embargo, los manifestantes resolvieron mantener el "plantón" afuera del nosocomio, como "medida de  presión, por la desconfianza al gobierno" y hasta  que éste cumpla los acuerdos suscritos.

María de Jesús Espinosa, una de las voceras del movimiento y enfermera ayunante, afirmó que con la huelga de hambre de 10 días vivieron "su propio calvario" alentadas por la dignidad, la justicia y la razón.

“Soportamos nuestro calvario conscientes de la defensa de nuestros derechos, con la convicción de nuestra profesión de servicio y dedicación a  nuestros semejantes y con el apoyo del amor de  nuestras familias”, aseveró.

 

iha

 

 

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS