Huandacareo: son vacaciones y el cuerpo lo sabe

En Huandacareo, Michoacán, se agrupan por lo menos seis balnearios de aguas termales; cuentan con infraestructura hotelera en su interior, que facilita la conexión directa del centro de descanso con el área de albercas y jardines, donde incluso existe área para acampar
Foto: Carlos Arrieta / EL UNIVERSAL
12/04/2017
18:47
Carlos Arrieta / Corresponsal
Huandacareo, Michoacán
-A +A

Ya empezaron las vacaciones y el cuerpo lo sabe; más aún cuando niños, adolescentes, jóvenes, adultos y adultos mayores deciden disfrutar en familia sus días de asueto. Pero no lo hacen en cualquier lugar. ¡Es en Huandacareo, Michoacán!, que agrupa a por lo menos seis balnearios de aguas termales.

Los bikinis de dos piezas, las licras, los shorts, los calzones para nadar y los salvavidas adornan las cristalinas aguas de los parques acuáticos de este municipio ubicado a 60 kilómetros de la ciudad de Morelia.

De fácil acceso, las casi 25 hectáreas de balnearios son parte de los cerca de 400 parques acuáticos con los que cuenta el estado de Michoacán para los visitantes locales, nacionales y extranjeros.

Sin embargo, Huandacareo, por lo natural de sus aguas y el tratamiento constante de las mismas en las albercas, se han convertido en el lugar preferido que cualquier vacacionista desea para darse un chapuzón.

 

img_0203.jpg

 

Los precios de entrada oscilan entre 90 y 100 pesos a los adultos, así como entre 65 y 75 los niños, en los centros recreativos de este municipio en el que cinco de cada 10 habitantes migran a los Estados Unidos, revela Eva Tinoco Herrera, presidenta de la Asociación Michoacana de Balnearios y Parques Acuáticos.

La empresaria del ramo turístico facilitó el recorrido de EL UNIVERSAL por este complejo, que inició en el Balneario “Vista Bella” y, que al igual que “Los Arcos”, “Agua Caliente” y el resto de parques acuáticos, el ambiente es completamente familiar.

Mientras unos chapotean, otros se tiran clavados hasta de “panzazo”, pero sin perder el estilo; unos más nadan y otros juegan pelota; también están los que se tiran de los toboganes, como el de “Vista Bella”, que tiene una caída de agua de 42 metros de altura y que recorre 180 metros de longitud.

Las explanadas de los complejos se convierten en pistas de baile, ambientadas por los animadores de los centros de diversión y los jardines en las cocinas y comedores familiares, donde se ve, en su mayoría, el escurrir de los cortes de carne, de chorizo, las cebollas cambray y hasta los ingredientes de las salsas trituradas en el molcajete y las tortillas hechas a mano.

 

img_0244.jpg

 

Los complejos acuáticos de Huandacareo también cuentan con infraestructura hotelera en su interior, que facilita la conexión directa del centro de descanso con el área de albercas y jardines, donde incluso existe un área segura para acampar y pasar una buena velada.

Alrededor de las albercas, los vigías son los jóvenes salvavidas y, en las demás áreas son elementos de seguridad los que las resguardan, acorde con el operativo que las fuerzas del orden público implementan, para garantizar una placentera estancia a los visitantes.

En el pintoresco centro de Huandacareo ya están los preparativos religiosos de los días santos (jueves, viernes y sábado), así como eventos culturales programados para este periodo vacacional.

“Está muy agradable el lugar, es la primera vez que venimos y la verdad está muy bonito; los niños se divierten mucho,”, dijo Francisco Hernández, quien junto con su familia se trasladaron desde Apatzingán a Huandacareo, para conocer este complejo de aguas termales.

Embarazada, la esposa de Francisco –ambos muy jóvenes y acompañados de sus dos hijos- destacó el área de albercas y juegos infantiles, así como el ambiente familiar que se vive en este destino turístico.

 

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS