Comandante asesinado pidió cambió de ciudad

En enero un grupo intentó llevárselo; tres policías municipales siguen desaparecidos
Jesús López Várgas fue ejecutado frente a las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública de Culiacán (CUARTOSCURO.COM)
23/03/2017
00:55
Javier Cabrera Martínez / Corresponsal
Culiacán. —
-A +A

El comandante de policía que fue asesinado el martes pasado rechazó acogerse a la Ley de Víctimas, pero había pedido su cambio de adscripción al temer por su vida. Jesús Alberto López Vargas, conocido como Splinter, solicitó su cambio a una sindicatura de Culiacán por sentirse amenazado a raíz del atentado sufrido en enero de este año.

El subfiscal general del estado, Martín Robles Armenta dijo que el jefe policiaco rechazó acogerse a la Ley de Atención de Victimas del Delito, sólo solicitó a su corporación un permiso para ausentase por varios días de sus funciones. Comentó que una de las líneas de investigación se relaciona a la privación de la libertad de cuatro elementos de la policía municipal, en los meses de enero y febrero.

El 27 de enero López Vargas repelió con sus armas de cargo a un grupo armado que pretendía llevárselo de su hogar, en el fraccionamiento Hacienda del Valle. Jesús Alberto, en forma pública se quejó de no sentir apoyo de su corporación, puesto que le habían retirado sus escoltas, patrulla y radio, y sólo mantenía sus armas de cargo, las cuales, por ser comandante, podía portarlas siempre.

La noche del martes el comandante fue atacado con fusiles automáticos al salir de las instalaciones de la corporación, sobre el boulevard Aeropuerto, en la colonia Bachigualato.

La víctima no pudo repeler la agresión, puesto que no portaba sus armas de cargo, las cuales tenía depositadas en el banco de armas de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal.

Víctor Hugo Sánchez Mendieta, Secretario de Seguridad Pública del Estado explicó que, por el angulo del ataque, ninguna de las cuatro cámaras de vigilancia del edificio logró captar imágenes que permitan identificar a los agresores.

Sánchez Mendieta afirmó que los agentes de la policía que se encontraban en el edificio, no repelieron el ataque, pues su primera reacción fue buscar protección, por desconocer el origen de los disparos.

El 23 de enero un grupo armado privó de su libertad al Jefe Operativo de la Policía Municipal, Israel Ruiz. Un día después, agresores se llevaron al agente Juan Antonio Saavedra, mientras que el 26 de enero, hombres armados interceptaron y se llevaron al agente, Josima García. Los tres siguen desaparecidos.

Además, el comandante Eusebio Soto Sauceda fue privado de su libertad por hombres armados, en el Fraccionamiento Infonavit Humaya, su cuerpo fue encontrado el mismo 19 de febrero de este año, sepultado en un predio en Navolato.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS