Allanan casa de cura estadounidense: Vera

“Gente con uniforme de la PF entró y plagió a una persona”; obispo demanda a autoridades estatales esclarecer el caso
20/03/2017
01:18
Hilda Fernández / Corresponsal
Saltillo
-A +A

[email protected]

La casa del sacerdote de nacionalidad estadounidense, Robert Francis Coogan Hangarte, de 62 años, fue allanada por hombres que vestían uniformes parecidos a los que utilizan los miembros del Grupo de Armas y Tácticas Especiales (GATE), denunció el obispo de la Diócesis de Saltillo, Fray Raúl Vera López.

Detalló que eran cinco hombres y una mujer, quienes llegaron en una patrulla con logotipos de la policía estatal Fuerza Coahuila, “sembraron droga” y se llevaron a una persona que se alojaba en la vivienda del cura.

A través de un comunicado narró los hechos ocurridos en el domicilio del padre en la colonia Saltillo 2000, minutos después de la medianoche del jueves 16 de marzo pasado.

 

Relató que Coogan Hangarte se encontraba dormido en su habitación de la planta alta y se despertó por el escándalo que provocaron los intrusos, los cuales entraron al domicilio sin orden de cateo de un juez.

 

El obispo dijo que es el encargado de la Pastoral Penitenciaria de la Diócesis Local, relató que en su casa se hospedan tres personas que estuvieron en prisión, Robert Roberto Zúñiga, Eliseo Castillo y Herón Briones Leyva, quien padece de discapacidad.

Vera narró que la noche del jueves, presuntos policías irrumpieron en la vivienda en busca de droga. El cura se despertó al escuchar ruidos y los gritos de Roger, quien les exigía salir.

 

Añadió que el presbítero bajó a ver que pasaba, cuando una agente trató de detenerlo con un manotazo y subió a los cuartos para buscar droga.

 

En la planta baja, uno de los supuestos policías señaló hacia una mesa y dijo que ahí había “un paquete de marihuana”, acto seguido lo tomó y, sin dar explicación alguna, detuvo a Roger y se lo llevaron arrestado.

 

 

Vera López demandó a las autoridades estatales esclarezcan este abuso y atropello: “Para que de manera oportuna tomen cartas en este asunto tan delicado, porque grupos de la delincuencia organizada utilizan equipo para uso exclusivo de las fuerzas de seguridad con el que amedrentan e intimidan a los ciudadanos”, reclamó.

 

Confió en que las autoridades competentes (la Procuraduría General de Justicia del Estado) investiguen y esclarezcan estos hechos (para dar con los responsables y que respondan ante la ley).

 

“Exigimos que se trabaje para salvaguardar la seguridad de las personas que viven en Saltillo”, agregó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS