La niña científica que indaga campos electromagnéticos

Busca conocer los efectos de los "smartphones"; SEP la impulsa al plan para niños sobresalientes
10/03/2017
01:18
La Paz
Gladys Rodríguez / Corresponsal
-A +A

[email protected]

María Paulina Amézquita Arce, de 14 años, es inteligente y tenaz. Practica el softball y es una de las estudiantes más sobresalientes en el Programa de Acercamiento de la Ciencia a la Educación (PACE), del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor).

La niña de amplia sonrisa disfruta sentir el bate entre sus manos y golpear con firmeza la pelota. Sin embargo, su mayor pasión está en el laboratorio.

Participa en experimentos científicos de alto nivel y los resultados de sus investigaciones se publicarán en una revista especializada.

A su corta edad, la niña ha logrado demostrar los efectos negativos de los campos electromagnéticos (de teléfono celular) en el desarrollo temprano del ostión japonés, conocer y entender cómo afectan estos campos su nivel morfológico y químico, y por tanto advertir de estos daños a productores.

Desde 2015, María Paulina comenzó a trabajar en este proyecto, al que llegó luego de ser canalizada en programas para impulsar a niños con aptitudes sobresalientes de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y del Cibnor, donde luego desarrolló el experimento.

En entrevista con EL UNIVERSAL, la niña comenta con entusiasmo que escogió participar porque le atrajo la idea de conocer los efectos de los teléfonos celulares, le apasionan los smartphones.

Platica que emprendió el camino de la investigación junto a sus asesores, José Luis García Corona, biólogo marino, y la investigadora María del Carmen Rodríguez Jaramillo, responsable del Laboratorio de Histología del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste.

Idea, por la inquietud de un acuacultor. El proyecto surgió por la inquietud de un acuacultor local por la mortandad de las larvas de ostión, cuyos depósitos se encontraban en una zona donde los trabajadores se sentaban a tomar su descanso y a revisar sus teléfonos celulares.

María Paulina y los asesores se dieron a la tarea de comprobar si los campos electromagnéticos de extremada baja frecuencia eran los responsables de la mortandad y resultó que así fue.

La adolescente, estudiante de la secundaria pública Pilar Cota Carrillo, participó directamente en la experimentación, observación, en las mediciones, cortes, y en todos los análisis en microscopio, hasta comprobar los efectos.

Activa. María Paulina siempre ha sido muy activa. Entrena softball y asiste a clases de inglés de lunes a viernes. Antes de cumplir los 15 años agregó el trabajo en el laboratorio los sábados durante todo el año, así como la preparación para las competencias. En ningún momento ha perdido el interés, ni el compromiso con lo que hace.

Mientras muestra sus habilidades en el Laboratorio de Histología, señala que aunque ocupaba sus fines de semana en el proyecto, nunca se ha sentido forzada. “Al contrario, lo hago con gusto, lo disfruto”, declara la niña.

Paulina narra que entiende de sacrificios y esfuerzos, como el que hicieron sus padres, “tocando muchas puertas”, para lograr los apoyos económicos y sobre todo poder enviarla a las competencias regionales y nacionales, incluso a la internacional.

“Mi participación en octubre pasado en la Expociencia en Argentina, me dio el pase para la Muestra de Ciencia y Tecnología Latinoamericana este año en  Brasil”, declara María Paulina.

Añade que de todos los proyectos de jóvenes en el país, ella resultó elegida para representar a México en el área de biología. 

“No voy a olvidar estas oportunidades”. “Tener estas oportunidades es algo que no voy a olvidar en mucho, mucho tiempo”, comenta la estudiante. 

Sus asesores se dicen sorprendidos del potencial que demostró desde las primeras lecciones en el laboratorio, además de su compromiso, y esperan este año lograr la publicación del artículo en una revista científica arbitrada.

Por sus logros, la adolescente obtuvo el Premio estatal de la Juventud 2016 que otorga el Congreso local, en la categoría de Ciencia y Tecnología.

Cuando era niña —dice—, María Paulina pensaba en ser astronauta; ahora, su interés se vincula sin duda a la Biología y a ser ejemplo de constancia y tenacidad.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS