Investigan préstamo que tramitó ex rector

Trabajadores implicados testificarán contra el ex funcionario; se desconoce su paradero; lo ubican en el extranjero
El actual rector de la Universidad Autónoma de Nayarit, Ignacio Peña, aseguró que su antecesor, Juan López (primero de izq. a der.) dijo que había pedido prestado a un particular porque “no había tiempo para un crédito bancario” (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
09/02/2017
01:18
Raúl Torres / Corresponsal
Tepic.—
-A +A

[email protected]

En su despacho del cuarto piso de la torre de Rectoría de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), el rector Ignacio Peña señala que las investigaciones por los malos manejos financieros de su antecesor, Juan López Salazar, han demostrado que el préstamo irregular, que involucró depósitos por 333 millones 452 mil pesos a las cuentas de dos vigilantes de la institución, provino de un trabajador de la misma universidad: Milton Arturo Romero González.

Es oficial administrativo comisionado del sindicato y concuño de José Ernesto Robles Delgado, uno de los vigilantes que recibió los depósitos, también es compadre del ex rector Juan López Salazar.

Según los tabuladores vigentes de la UAN, el trabajador administrativo que más gana es el que cuenta con nivel 12 en el escalafón y su sueldo mensual es de 9 mil 219 pesos mensuales.

Al respecto, el fiscal del estado, Édgar Veytia, señala que ya se informó del caso tanto a la PGR como al Servicio de Administración Tributaria (SAT) para que investiguen el origen de los recursos de Romero González, aunque contra él no hay ninguna denuncia.

El rector explica que desde hace varios años la universidad arrastra un déficit financiero que hoy suma mil 300 millones de pesos y complica su funcionamiento, “por eso cada año hay que buscar recursos de otros lados”.

“El presupuesto de la UAN ronda los mil 600 millones de pesos, de los cuales mil 311 llegan de la federación y 245 del gobierno estatal, el resto son ingresos propios; solamente de servicios personales se van mil 800 millones de pesos, es decir, ahí ya hay un déficit de 200 millones y se trabaja así desde hace varios años”, dice.

Recuerda que en la carta que le envió el ex rector le informaba que tomó la decisión de pedir prestado a un particular porque las situación financiera de UAN era crítica y no había tiempo para acceder a un crédito bancario.

Asegura que con la investigación de la fiscalía se logró saber que hay un problema con 12.5 millones de pesos de ese préstamo, pues aunque ingresaron a las arcas universitarias no se sabe cómo salieron y en qué se gastaron.

Por su parte, el fiscal Veytia asegura que los vigilantes han declarado que fueron utilizados y sirven como testigos en contra del ex rector.

Sin embargo, para el titular del Órgano de Fiscalización Superior, Roy Rubio, el monto desviado es mayor, pues esos depósitos sólo son una parte de las irregularidades de las que dio cuenta en su informe “y que suman 375 millones 803 mil pesos”.

“Una vez que el pleno del Congreso dictamine el informe iniciaremos procesos administrativos contra quienes resulten responsables; puedo decir que habrá inhabilitaciones para el ex rector y personal de la secretaría de Finanzas de la UAN”, afirmó.

Algunas personas cercanas a Juan López Salazar consideran que el caso es “muy extraño”, pues argumentan que si el ex rector hubiera querido ocultar el asunto sabría cómo hacerlo sin dejar “el camino de migajas” que permitió detectar las irregularidades.

Hace meses que López Salazar no se deja ver por Tepic, hay quien dice que está en Guadalajara, otros lo ubican en Estados Unidos y algunos en Alemania; del dinero perdido se dice que pudo irse a la campaña de algún político que ni siquiera ganó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS