Condenan a dos policías de Coahuila por desaparición forzada

Los ex agentes fueron condenados a 45 y 40 años de cárcel, respectivamente; es el primer caso de su tipo en el nuevo Sistema de Justicia Penal
09/02/2017
10:52
Francisco Rodríguez / Corresponsal
Coahuila
-A +A

Un Juez del Centro de Justicia Penal de Frontera, Coahuila, dictó sentencia condenatoria de 45 y 40 años a dos policías estatales de Coahuila por el delito de desaparición forzada, lo que se convierte en el primer caso de su tipo en el nuevo Sistema de Justicia Penal.

Se trata de Juan Carlos Fabela Mares y Lauro Arturo Lerma Orozco, a quienes el Juez los encontró culpables. Ambos pertenecían a la Policía Operativa de Coahuila.

Fabela Mares, quien fue inclusive Jefe de la Policía del municipio de Cuatrociénegas, se le sentenció a 45 años; mientras que a Lerma Orozco, 40 años. Además a ambos se les inhabilitó para desempeñarse en un cargo público.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del 13 de octubre de 2015, en el Libramiento Carlos Salinas de Gortari entronque Carretera Federal 57, en el municipio de Castaños.

Los agentes detuvieron y privaron de la libertad a tres personas, José Antonio “N”, Luis Alfonso “N” y Francisco Javier “N”, quienes provenían de Zacatecas con más de 100 cabezas de ganado y cuyo destino final era Piedras Negras.

El día 13 se localizaron en el Libramiento Eliseo Mendoza los cuerpos esposados de las víctimas dentro de la camioneta blanca en la que iban, mientras que la caja de tráiler fue encontrada en la carretera 57 y el tracto camión en la ciudad de Monterrey.

La Fiscalía tomó el caso y se vinculó a proceso a los imputados el 16 de octubre de 2015. La acusación de la Fiscalía se realizó el 3 de agosto de 2016 y el juicio oral empezó en el Centro de Justicia Penal el 24 de enero de 2017 y concluyó el 30 de enero luego que se desahogaran las pruebas públicamente. La sentencia condenatoria se dictó el 31 de enero y ayer se leyeron las penas.

Entre las pruebas que respaldaron la acusación está un video de vigilancia de una gasolinera donde se observa cómo los policías se llevaron a las víctimas. El Juez comprobó que las personas fueron esposadas y subidas a las cajas de las patrullas sin motivo aparente, además de que nunca fueron puestos a disposición del Ministerio Público.

 

spb

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS