Piden a priístas dejar derrota y enfrentar elecciones en Veracruz

Renato Alarcón Guevara, nuevo dirigente estatal de ese partido, advirtió que no habrá unidad si los integrantes del mismo no entienden los nuevos tiempos que enfrentan con un partido opositor
05/02/2017
09:58
Edgar Ávila / Corresponsal
Veracruz
-A +A

En un escenario donde por primera vez en 86 años el PRI perdió la gubernatura de Veracruz, el nuevo dirigente estatal de ese partido, Renato Alarcón Guevara, asegura que es momento que los priístas salgan del escenario de derrota y desánimo para enfrentar las elecciones del 4 de junio, cuando se renovarán las 212 alcaldías.

 

“Estamos en un escenario donde no tenemos un gobernador emanado de nuestras filas, tenemos que cambiar el lenguaje y comunicación interna para que en un nuevo entendimiento de nuestra forma de hacer política y construcciones ideológicas nos permitan llegar a una segunda circunstancia: la unidad del partido”, expresó.

 

El recién ungido presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, advirtió que no habrá unidad si los integrantes de ese instituto político no entienden los nuevos tiempos que enfrentan con un partido opositor y sin una figura que los aglutine.

 

Y es que recordó que a pesar de haber perdido la gubernatura a manos del panista Miguel Ángel Yunes Linares, el PRI y sus aliados obtuvieron casi un millón de votos, además que cuenta con una estructura territorial en todo el estado desde Pánuco hasta Las Choapas, con comités directivos municipales, seccionales y organizaciones de sectores.

“El tema es que después de un escenario de derrota y desánimo, la reconstrucción del ánimo implica el redireccionamiento del propio partido.

 

Creo que tenemos la gran oportunidad, a diferencia de cualquier otro tipo de proceso, de reconstruirnos rápido porque no han pasado ni un año y
ya estamos otra vez compitiendo”, afirmó.

 

El ex delegado del Issste en Veracruz, señaló que el enfrentar unas elecciones municipales tan rápido tras la derrota, obliga a los priístas al “acicate”.

“Nos debe de llevar a salir adelante. Si a lo mejor faltaran dos años para la elección quien sabe cómo nos presentaremos, pero hoy que tenemos una elección a los 11 meses 29 días después de la otra, lo que nos obliga a no podernos dormir en los laureles ni en la espina de la derrota, sino acicatearnos para que podamos construir nuestra oferta política local”, sentenció.

 

El político rechaza que la figura de Javier Duarte de Ochoa, hoy prófugo de la justicia, haya influido en la derrota del PRI el año pasado, pues –dice- hay muchas circunstancias que influyen, no solamente un ejercicio de gobierno.

 

“Es una sumatoria de factores, las derrotas o las victorias de un partido político en cualquier elección, son multifactoriales y así debemos entenderlo, porque tenemos una estructura fuerte y si podemos redireccionar el rumbo, podemos buscar candidatos que sean los adecuados y que tengan arraigo en la sociedad, vocación de servicio, manos limpias, tendremos la  posibilidad de reconstruir una nueva etapa en el partido”.

Se niega hablar de trabajar para recuperar la gubernatura en el 2018, pues advirtió que el problema que a veces tienen los políticos es pensar en el futuro y dejan de concentrarse en el presente, por lo cual su meta son las elecciones municipales  del presente año.

 

“Si en el 2017 hacemos un buen papel, construimos planillas en las cuales la identificación de los grupos nos permita transitar en unidad con las personas adecuadas, estoy seguro que en lo posterior vendrán mejores escenarios para el PRI”.

 

Alarcón afirma que buscar el triunfo en la mayoría de presidencias municipales, no tiene como fin frenar las acciones que emprenda el gobierno panista, sino tener los mejores gobernantes, pues –insiste- todos quieren que le vaya bien a Veracruz.

“Creo que hoy el PRI debe de entender que debe de ser una oposición constructiva, que no caiga en la diatriba y que en el disentir de algunas políticas de gobierno, demuestre la madurez necesaria para que seamos una oposición ideológicamente sólida”, afirmó.

 

Consideró que la sociedad espera altura de miras de sus políticos, pues está cansada de los ataques personales.

 

“Creo que la gran labor que tenemos hoy quienes estamos al frente del PRI o de cualquier otro partido político, es reconstruir el tejido social porque si no nos damos cuenta la gente cada día va creyendo menos en nosotros por ese tipo de debate y si subimos el nivel y el tono de la

comunicación a una circunstancia ideológica y de ideas, de proyecto de políticas públicas con sentido con responsabilidad, vamos a ser mucho mejores”.

 

cfe

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS