Llega a Oaxaca colombiano que cruza continente en silla de ruedas

Gonzalo de Jesús Ortiz Molina informó que su travesía tiene como fin despertar la conciencia de la población y autoridades a fin de atender el hambre infantil; busca llegar a la CDMX y solicitar una reunión con el presidente Enrique Peña Nieto
Fotos: Edwin Hernández / EL UNIVERSAL
21/02/2017
16:20
Ismael García / Corresponsal
Oaxaca
-A +A

Un hombre originario de Colombia arribó a la capital de Oaxaca este martes en un recorrido sobre silla de ruedas. Partió el 24 de noviembre en la ciudad de Medellín, como parte de una iniciativa en contra del hambre infantil.

Gonzalo de Jesús Ortiz Molina fue escoltado por patrullas de la Policía Vial del municipio de Tlacolula de Matamoros, en la carretera federal 190, Oaxaca-Istmo, hasta el zócalo de la ciudad, donde fue recibido por autoridades del Gobierno del Estado.

En entrevista, informó que su travesía, con destino a la ciudad de México, tiene un fin humanitario, a través de su campaña “Gran Cruzada Mundial contra el Hambre Infantil”, que es despertar la conciencia de la población y autoridades a fin de atender esta problemática.

eh21022017009.jpg

Expuso que esta es la séptima ocasión en que realiza un viaje similar en carreteras del mundo y que en el año 2013 buscó el récord Guinnes por más horas de pedaleo en silla de ruedas.

Tras un breve descanso, continuará su ruta hasta la capital del país, donde pretende ser recibido por el presidente Enrique Peña Nieto, así como por el empresario Carlos Slim, a fin de convocarlos a invertir más recursos a favor de la niñez.

Posteriormente tomará un vuelo con rumbo a Italia, donde pedirá ser recibido por el Papa Francisco, así como gestionar un partido de futbol a beneficio de un albergue que pretende construir en su natal Guajira, “que es el departamento más pobre de Colombia, donde han muerto más de cuatro mil niños por hambre”.

Igualmente, participará en el tradicional Giro de Italia, con el cual cerraría su trayectoria de cruzar carreteras del mundo.

eh21022017006.jpg

“He tenido muchas dificultades en el camino, he pasado por zonas más pobres; realmente gracias a México que me ha abierto sus brazos; quiero pedirle a todo el país que miren esto con ojos realmente de piedad, no conmigo sino con los niños del mundo”, expresó.

Detalló que su propósito humanitario lo inició en el año 2010 en una silla de ruedas que él mismo adaptó y que ha recorrido más de 13 mil kilómetros en distintos países, siempre con causas humanitarias.

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS