Se encuentra usted aquí

Perfil. Francisco Javier Zazueta

El líder de Los Chimales
Integrantes de la Marina Armada de México realizan un puesto de control. (EFE)
19/02/2017
01:28
Javier Garduño
-A +A

Francisco Javier Zazueta Rosales, Pancho Chimal, fue escolta de lván Archivaldo Guzmán Salazar, Ivancito, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán.

Presuntamente a Ivancito le brindaba protección desde 2014, pero fuentes extraoficiales indican que Zazueta Rosales también fue jefe de seguridad de Ismael El Mayo Zambada.

Las autoridades federales lo identifican como líder de la célula que adquiere su apodo, Los Chimales, sicarios del Cártel de Sinaloa asentados en Culiacán.

Pancho Chimal está ligado a Aureliano Guzmán Loera, El Guano, hermano de El Chapo, y se le atribuyen los enfrentamientos y ejecuciones en el último mes en Navolato y Culiacán, Sinaloa.

El secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, informó el 11 de febrero, en la reunión del Grupo Seguridad Sinaloa, que los homicidios de los últimos enfrentamientos en Navolato y Culiacán se deben a la ausencia de El Chapo y el interés de liderar el cártel. Aseguró que se reforzaría la seguridad con tecnología, más tropas y reorganizar las tareas de combate al crimen.

Los últimos enfrentamientos han sido contra Los Damaso, liderados por Damaso López Núñez, El Licenciado, y César Carrillo Leyva, El Cesarín, identificado como hijo de Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos, quien fue líder del Cártel de Juárez y murió en 1997 durante una cirugía. Carrillo Fuentes era de Navolato y sus herederos intentan arrebatar el control de la zona al Cártel de Sinaloa.

El Ejército le atribuyó a Pancho Chimal el rescate de El Kevín, otro de Los Chimales, quien fue herido por soldados cuando atacó un puesto de operaciones del Ejército, en Badiraguato, el 30 de septiembre de 2016.

Para lograrlo, cometió la peor emboscada contra elementos de las Fuerzas Armadas. Entre 40 y 60 sicarios atacaron con fusiles y granadas, además llevaban un Barret calibre .50. El convoy de dos vehículos del Ejército, en el que iban 17 soldados, y la ambulancia de la Cruz Roja, fueron interceptados. El saldo fue de cinco militares muertos y 10 heridos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS