Ejecución de narcomenudistas puso en la pista del H-2

Fue ubicado por ejecución de cinco hombres en Nayarit: gobernador; CJNG podría tomar corredor desde Michoacán hasta Sinaloa y BC
Desde la madrugada de ayer, después de que los cuerpos de El H-2 y los siete sujetos que trataron de defenderlo fueron llevados a la morgue, la policía de Nayarit resguarda los accesos viales a la zona donde ocurrió el enfrentamiento (ULISES RUIZ BASURTO)
11/02/2017
03:00
Raúl Torres, Dennis A. García Y Javier Garduño
-A +A

[email protected]

Con los trabajos de inteligencia de la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) se logró ubicar que Juan Francisco Patrón Sánchez, El H-2, líder regional del Cártel de los Beltrán Leyva, se había movido del estado de Sinaloa al de Nayarit.

Aunque no figuraba dentro de los 122 objetivos prioritarios para el gobierno federal, una ficha de inteligencia a la que tuvo acceso EL UNIVERSAL revela que Patrón Sánchez estaba catalogado con un perfil de alta peligrosidad.

Funcionarios del gabinete de seguridad indicaron que con la caída de Juan Francisco Patrón, la estructura del grupo criminal quedó totalmente desarticulada; sin embargo, aún queda la célula de Los Mazatlecos, que opera Isidro Meza Flores, El Chapo Isidro, incluido en 2013 en la lista negra del Departamento del Tesoro.

Con la caída de El H-2 la noche del jueves por la Armada de México, el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) podría tomar todo el corredor del Pacífico desde Michoacán hasta Sinaloa y parte, de Baja California, de acuerdo con fuentes consultadas.

En conferencia de prensa, el gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval, declaró que una de las pistas para dar con el lugar en el que se ocultaba Juan Francisco Patrón fueron los cinco cuerpos encontrados el miércoles en distintos municipios de la entidad.

"Gracias a esas ejecuciones se vinieron siguiendo a ese delincuente [El H-2] Si fue una consecuencia de esos hechos y que venían siguiendo”, afirmó Sandoval Castañeda.

Dijo que en total hubo 15 civiles armados fallecidos; de los que 12 fueron abatidos por la Marina y tres fueron ejecutados por integrantes de la misma organización para intentar escapar.

De acuerdo con la reconstrucción de los hechos, el grupo criminal atacó a los marinos cuando se descubrió la casa en Pantanal, en la que se encontraban tras seguir las pistas de El H-2, lo que derivó en dos enfrentamientos.

Fuentes militares señalaron que el grupo armado utilizó fusiles de asalto AK-47, al menos una ametralladora Barret calibre .50, con capacidad para penetrar blindajes, y lanzagranadas.

En el primer enfrentamiento fallecieron ocho integrantes de la organización criminal en la colonia Lindavista. En el segundo enfrentamiento, en las inmediaciones del aeropuerto de Tepic, fueron abatidos otros cuatro.

Fuentes militares consultadas explicaron que en al menos uno de los operativos participó un helicóptero Black Hawk y que personal de infantería de Marina realizó “disparos disuasivos”; además que los infantes al parecer usaron una ametralladora de seis cañones rotativos, calibre 7.62, conocida como Minigun. “Esta arma fue usada para apoyar a las tropas en tierra e impedir que algún militar o civil inocente resultara herido o muerto”.

El Pacífico, botín para los cárteles. Nayarit es una entidad que disputa el Cártel de Sinaloa, que tiene confrontamientos internos, y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), para tener todo el control de la zona costera del Pacífico y el golfo de California para el trasiego de droga, entrada de armas y precursores químicos.

Los cárteles de la droga en México tienen una acelerada y constante fragmentación de acuerdo con los intereses de los propios jefes de plaza, dijo Javier Oliva, especialista en seguridad y académico de la UNAM.

En entrevista, enfatizó que el grupo criminal quería derribar el helicóptero, por lo que el personal naval respondió de manera proporcional al ataque con armas de grueso calibre.

Explicó que los reacomodos no tienen que ver con la extradición de Joaquín El Chapo Guzmán, pues estaba replegado en la organización.

Por otra parte, Alejandro Hope, especialista en temas de seguridad, explicó: “En Nayarit hubo una escalada de violencia entre los años 2010 y 2011 por la disputa entre el Cártel de Sinaloa y Los Beltrán Leyva”. Dijo que no se tenía en el radar a El H-2, por lo que el operativo sorprendió.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS