Maestra y alumna baleadas, con nuevas señales de mejoría

Responden a órdenes verbales y presentan movimientos; el otro joven herido sigue grave
Expertos opinaron que incidentes como el de Monterrey se pueden prevenir si el gobierno aplica la ley para prevenir y atender la violencia escolar (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
30/01/2017
01:22
David Carrizales / Corresponsal
-A +A

Monterrey.— La maestra Cecilia Cristina Solís, de 27 años, y la estudiante, Ana Cecilia, de 14 años, muestran nuevas señales de mejoría, pues ambas atienden órdenes verbales y la menor incluso presenta movimientos en sus cuatro extremidades.

La mañana del pasado 18 de enero, dentro de un salón de clases de tercer año de secundaria, en el Colegio Americano del Noreste, la maestra y tres alumnos resultaron con heridas de arma de fuego, a manos de un estudiante de 15 años del mismo grupo, que les disparó a la cabeza.

El adolescente señalado como presunto responsable del ataque atentó contra su vida y al ser declarado con muerte cerebral sus padres autorizaron que fuera desconectado de los aparatos y sus órganos, donados a pacientes que los requirieran.

Según el más reciente reporte médico dado a conocer por la Secretaría Estatal de Salud, a las ocho de la mañana de ayer la maestra Cecilia ya atendía órdenes verbales y hace dos días ya presentaba intentos de movimiento corporal. No obstante, continúa en el área de cuidados intensivos del Hospital Universitario y su estado de salud se considera grave.

En el caso de la alumna Ana Cecilia, de 14 años de edad, que permanece internada en el Hospital Muguerza Sur, la dependencia estatal informó que “empieza a responder órdenes verbales sencillas y presenta movimientos en sus cuatro extremidades”.

En tanto el paciente Luis Fernando, de 14 años de edad, herido en la cabeza por disparo de arma de fuego, permanece en cuidados intensivos del Hospital Universitario, en estado grave y con neumonía.

En opiniones por separado de la presidenta de la Federación Nacional de Colegios, Sociedades y Asociaciones de Psicólogos de México (Fenapsime), Blanca Cecilia Martínez, y del diputado local panista Ángel Barroso Correa, incidentes violentos como el ocurrido en el Colegio Americano del Noreste, se pueden prevenir o evitar, si el gobierno de Nuevo León aplicara la Ley para Prevenir, Atender y Erradicar el Acoso y la Violencia Escolar, que entró en vigor el 2 de julio de 2013. Dicha ley contempla en su artículo 2 que cada escuela con organización completa de educación básica y media superior “contará con un sicólogo y/o trabajador social, debidamente titulado que será el responsable de coadyuvar con las acciones relacionadas con la prevención, atención y erradicación del acoso y violencia escolar”. Sin embargo, según Blanca Cecilia Martínez, sólo hay unos 100 profesionistas que atienden la problemática de más de 6 mil escuelas en el estado.

Además, frente a la alternativa que ha planteado el gobernador Jaime Rodríguez, de crear cuatro preparatorias militarizadas para “canalizar” a los “alumnos problema” que no pueden disciplinar sus padres, la especialista opina que esa no es la solución, pues lo que sucede con ese tipo de disciplina es que el de mayor rango se friega al de menor rango, y saliendo de esa escuela, “va a volcar todo su enojo frustración y se va a fregar a alguien como militar o policía”.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS