Tepoztlán, sin transporte público por gasolinazo

Ante incremento a la tarifa, pobladores toman central de camiones; alcalde se declara incapaz de intervenir; el “tarifa zo” es estatal, argumenta
Debido al problema de transporte público que lleva más de 30 horas, habitantes se trasladaron a diferentes destinos en patrullas y unidades de Protección Civil de Tepoztlán (JUSTINO MIRANDA. EL UNIVERSAL)
21/01/2017
02:03
Justino Miranda / Corresponsal
-A +A

[email protected]

Tepoztlán.— El ayuntamiento del pueblo mágico de Tepoztlán enfrenta una crisis en el transporte público, con la toma civil de la única central de camiones que da servicio al municipio, por lo que usa las unidades oficiales —incluidas patrullas y unidades de Protección Civil— para trasladar a la población.

La problemática, que lleva más de 30 horas, derivó del incremento a la tarifa mínima del transporte, luego de la entrada en vigor del gasolinazo.

Los transportistas bloquearon por dos días, a principios de mes, el centro de almacenaje y distribución de Petróleos Mexicanos (Pemex), ubicado en los límites de Cuernavaca y Jiutepec. Ello bastó para que el gobernador Graco Ramírez cediera y se convirtiera, hasta el momento, en el único mandatario estatal en el país que autorizó el incremento a la tarifa mínima del servicio.

La entrada en vigor del aumento fue el pasado domingo al pasar de 23 a 30 pesos el pago de Tepoztlán a los municipios circundantes de Cuernavaca o Yautepec, donde se encuentran las escuelas y las principales fuentes de trabajo.

Los tepoztecos rechazaron el incremento al considerarlo desproporcionado. Realizaron una protesta en la Plaza de Armas de Cuernavaca; solicitaron un encuentro con el titular de la Secretaría de Movilidad y Transporte, Jorge Messeguer Guillén, sin resultados positivos.

El pasado miércoles, en asamblea, exigieron la presencia del presidente municipal, Lauro Salazar, y de los concesionarios de la Cooperativa Ometochtli para llegar a un acuerdo; sin embargo, no lo lograron.

Los pobladores se organizaron y formaron una barricada en la entrada de la terminal camionera, incluyendo sillas y un colchón viejo, para impedir la entrada o salida de los vehículos.

Ante la cerrazón, el ayuntamiento decidió usar los vehículos oficiales, incluidas patrullas y unidades de PC, para transportar a la ciudadanía, sin ser suficientes para la demanda.

El servicio gratuito inicia a las 6:00 horas y las unidades que estén disponibles dan servicio desde el auditorio local a diversos destinos.

Ayer se realizó otro encuentro público en las afueras de la terminal, entre el comité del Movimiento del alza de la tarifa y de la línea Ometochtli, donde hubo acusaciones mutuas y amago de denuncias en contra de los inconformes, enfrentamientos verbales, y ningún acuerdo.

Los transportistas aducen que es incosteable mantener la tarifa como pretenden los lugareños; éstos, en contraparte, hacen hincapié en el incremento excesivo, todo ello ante la inoperancia de las autoridades. El edil, emanado de Movimiento Ciudadano, Lauro Salazar, se declaró incapaz de intervenir con el pretexto de que el “gasolinazo” es una disposición federal y el “tarifazo” estatal.

Por su parte, el secretario de Movilidad, Messeguer Guillén, se excusó al decir que al ser un tramo federal es responsabilidad de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, y de manera superficial prometió un encuentro con ellos para buscar una solución al conflicto, sin detallar día o lugar.

Más protestas por gasolinazo. En Monterrey, más de dos mil manifestantes del Frente Popular Tierra y Libertad, la Unión de Choferes, comerciantes y estudiantes de la Universidad Emiliano Zapata realizaron la tarde y noche del viernes una marcha por calles del centro de la ciudad en contra del gasolinazo.

La movilización culminó en la Gran Plaza, con saldo blanco.

En Chihuahua, organizaciones campesinas se manifestaron en los puentes internacionales, en protesta por los altos precios de la gasolina.

Desde las 10:00 horas integrantes de El Barzón, Agrodinámica Nacional, la Unión Democrática Campesina, entre otros, se apostaron en el carril de ingreso de carga del puente Córdova Américas, por el que entra mercancía de Estados Unidos a México. Tomaron las garitas mexicanas y permitieron el paso de vehículos particulares sin someterse a revisión o declaración de productos.

Tras una hora de protesta pacífica, las autoridades de Estados Unidos decidieron cerrar todos los carriles, “por seguridad”.

Alrededor de las 13:00 otro grupo de labriegos llegó hasta el puente de Zaragoza y bloqueó por completo la entrada y salida de vehículos. Mientras que en el puente Santa Fe, sólo se registró una pequeña manifestación que no interfirió con el tráfico regular.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS