'Max', el perro saqueadorcito, "nos ha traído un cúmulo de alegrías", dicen familiares

Veterinario reconoce facilidad de interacción de los perros maltés con los niños y otros canes
Max, el perrito saqueadorcito , llegó a vivir con la familia Sosa Garma cuando tenía un mes de nacido. Dicen que hace un año mordió un sapo y estuvo a punto de morir, pero familiares con conocimientos de medicina lo salvaron. (CORTESÍA HAROLD ALCOCER BO)
12/01/2017
04:10
Silvia Hernández / Corresponsal
Chetumal
-A +A

Perros como Max, de raza maltés, son agradables y divertidos, con inclinación por los niños y buenos compañeros con otros canes, dice el veterinario de la familia, quien pide anonimato porque dice, hay opiniones encontradas sobre el animal.

“Es una raza que siempre está alerta, llena de energía y con una gran inteligencia”, agregó.

Max es el perrito que se hizo viral en las redes sociales por recoger una bolsa de papas en medio de los saqueos del pasado 6 de enero en una tienda de abarrotes denominada Dunosusa, en Chetumal, Quintana Roo. Ese día, el saldo fue de 54 personas detenidas y daños en una decena de comercios y farmacias de la ciudad. Fue bautizado como el saqueadorcito.

Con nueva imagen, el perrito de dos años y medio cambió la rutina de la familia Sosa Garma, en la colonia Nueva Generación. No paran de responder el teléfono para dar entrevistas, atender a la gente que va a tomarse fotos con él o le lleva obsequios.

Max puede tener un plato de croquetas y otro de papas, prefiere comerse las frituras que su comida”, mencionó Jimmy Sosa Casanova, el jefe de familia.

La tienda Donosusa que fue saqueada está a unos metros del hogar de Max y fue de las primeras en dar regalos a la mascota, en recompensa por su travesura. Al igual que la estética canina KanKan, quien bañó y rasuró a la mascota.

Vive con el señor Jimmy y la señora Wendolín; Beatriz, de 19 años; Abdiel, de 10 años; y Ángel Santiago, de seis meses de edad, así como con otra perrita criolla de nombre Cloe.

En el patio tiene su casa de madera donde pasa parte del día porque le encanta pasear en los alrededores de su calle, sin alejarse de la vivienda.

“No hemos parado, Max nos ha traído un cúmulo de alegrías, entrevistas para diferentes medios de la ciudad, el estado, nacional e internacional, le han dejado regalos y vienen a tomarse fotos con él, eso ha provocado que tenga parado dos días mi taxi, sin trabajar con normalidad para atender a la gente”, narró Jimmy.

Dijo que respeta las opiniones encontradas que se han vertido sobre su perro en las redes sociales, pero aseguró que se trata de una linda historia que vino a aliviar el miedo que generaron las amenazas de saqueos.

Max llegó a vivir con esta familia cuando tenía apenas un mes de nacido, se lo regalaron a Beatriz.

Afirmaron que hace un año mordió un sapo y estuvo a punto de morir, pero las habilidades de paramédicos que tienen dos integrantes de la familia impidieron que falleciera.

Jimmy agradeció las muestras de afecto hacia su mascota.

“Perros como Max son capaces de hacer ese tipo de travesuras y causar mucha ternura, porque cuentan con un gran sentido de diversión, son perros que llaman la atención”, explicó su veterinario.

Son robustos, pero capaces de realizar mucho ejercicio o bien divirtiéndose. Tienen un promedio de vida de 12 años. “Son perros pillines, llenos de humor, con sentido de diversión. Son mascotas afectuosas con sus dueños y aceptan con facilidad a los extraños”, afirmó el médico.

 

 

 

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios