Ucareo, el "levantamiento" de un pueblo michoacano

Pretendían impedir el paso a policías luego de que el pasado viernes ingresaron para detener a 5 personas
Foto: Leopoldo Hernández/Quadratín
07/07/2015
17:06
Quadratín
Ucareo, Michoacán
-A +A

A las 10:08 horas sonaron las campanas de la iglesia; simultáneamente, tres cohetones completaron el llamado. En el altavoz de la plaza se pedía la asistencia de los habitantes. El motivo: la llegada de las fuerzas policíacas.

Pero ahora no era la Policía Ministerial, protagonista del mega operativo del pasado viernes para detener a cinco habitantes, presuntamente acusados de hacer justicia por mano propia y dar muerte a dos sujetos, quienes aparecieron pendiendo de un puente de la autopista de Occidente. Ahora era la Secretaría de Seguridad Pública.

Eran tres patrullas y unos 20 efectivos. Ahora fueron prudentes. Mantuvieron la distancia. Ahora se toparon con un fuerte cinturón humano que se apostó en la barricada norte. Serían unos 50 habitantes, entre mujeres y hombres.

Algunos portaban palos, pero la consigna era clara: impedir el paso a los cuerpos policiacos.

Sólo dos efectivos y un mando de la Secretaría de Seguridad Pública fueron permitidos a ingresar. Fueron escoltados por la población hasta la jefatura de tenencia.

Afuera, unos 300 habitantes esperaban. Exigían saber la situación jurídica de los detenidos. También el cese de las hostilidades por parte de la PGJE.

Una decena de camionetas, con la leyenda "Ucareo Libre", circulaban por la plaza principal. Por un altavoz, una joven pedía calma a la población. Advertía que no se permitirán más detenciones.

Convocaba a no temer y alimentar la protesta. También alertaba de la presencia de Ministeriales en Tico y Cruz de Camino, a pocos kilómetros de aquí, pero afirmaba que no se les permitirá el paso.

En el kiosco y frente al viejo portal Hidalgo, los habitantes exigían libertad a los detenidos. Decenas de pancartas daban cuenta de ello.

Esta comunidad, de unos 5 mil habitantes, demandaba la presencia del Ejército, La Marina y Policía Federal. No desean trato con las fuerzas policiacas estatales, pero se inició el diálogo con ellos.

Este día se vio una luz al final del túnel. Merced a la presión ciudadana, el gobierno "aflojó". Acepta que hubo excesos en las detenciones. Prometió la revisión de los expedientes y dejó el aliento de la eventual liberación de los detenidos. Ucareo, en plena protesta social y defensa de los derechos ciudadanos.

 

spb
 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS