Ortega justifica ausencia de policías ayer en Chilpancingo

Una parte de los policías cuidaba la gira de Peña Nieto y la otra estaba en paro, según explicó el gobernador, luego de que un grupo de transportistas destruyera vehículos este lunes
FOTO: Dassaev/ Téllez
21/07/2015
19:35
Vania Pigeonutt / corresponsal
-A +A

Para el gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega, el hecho de que no hubiera policías estatales durante la irrupción de un grupo de transportistas al zócalo capitalino ayer, el cual destruyó 50 unidades de transporte público de otra organización e hirió a 10 choferes, obedece a dos razones: una parte de los policías cuidaba la gira del presidente del país, Enrique Peña Nieto y la otra estaba en paro.

Entrevistado después de un acto solemne en el Congreso local, el gobernador de Guerrero aseguró que ha mantenido contacto con todas las organizaciones de transportistas de la entidad, tanto con la Coordinadora Estatal de Transportistas Independientes del Estado de Guerrero (CETIG), organización a la que pertenecen los heridos, como a las que encabeza la Coalición de Servidores del Transporte Estado de Guerrero (COSTEG).

Respondió que sí hubo autoridad, a pesar de que durante la irrupción de los hombres que se asumieron como choferes, armados con palos y tubos de metal, -algunos según sus rivales con armas-, irrumpieron al centro de la ciudad atemorizando a dueños de negocios y gente que por allí pasaba; además, sin que nadie lo impidiera, quemaron 50 unidades del transporte y golpearon a choferes.

“La Policía Estatal en paro, la otra parte desplazada y movilizada hacia Tlapa, por razones obvias (la gira del Peña Nieto en la Montaña)”.

-¿Era más importante…?, le preguntaron reporteros.

-¡El presidente de la República!, ¡Por favor, compañera!, ¡El presidente de la República no entró la Policía Federal, no entró la Gendarmería, entonces nosotros como autoridad por supuesto que tenemos que entrar a apoyar la presencia del presidente de la República!

-Entonces ¿Quedó desprotegida la seguridad del estado?, insistieron.

-¡A ver no, permítame, permítame!, ¡No me cuestione de esa forma! Si un vecino agrede a su vecino y después dice, cuando el otro vecino le contesta: ¡Policía intervén, quiero que intervenga la policía, yo agredí y ahora mi vecino me está agrediendo! Nosotros intervenimos. Dos organizaciones en conflicto que no provoqué yo, ambas organizaciones se acusan de traer unidades piratas.

Contestó que la situación es grave, pero dijo que la ciudadanía ante esos hechos no está indefensa, luego salió del recinto antes de que llegaran maestros disidentes y padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa a protestar al Congreso.

Las organizaciones exigen depuración del transporte, porque aseguran que hay unidades “piratas”, que trabajan para el crimen organizado.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS